El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 55 > Tema “Sacramentos”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Existe alguna restricción en la edad para casarse?


PREGUNTA


Soy un perseverante lector de los «Tesoros de la Fe», y en especial de la página «La Palabra del Sacerdote». Admiro cómo es espléndida la doctrina de nuestra Santa Iglesia Católica, que siempre tiene una respuesta para todo.

Padre, desearía que me respondiese, con la sabiduría de nuestra Iglesia Católica, si existe alguna restricción de edad cuanto a hacerse novio (o novia) de una persona de mayor (o menor) edad, inclusive con la intención de llegar al matrimonio.

He vivido esa angustia personal, porque se me presentaron ocasiones de relacionarme con personas más jóvenes que yo, inclusive me hicieron la pregunta que formulo, y no supe responder.


RESPUESTA


La Iglesia celebra y bendice la unión matrimonial incluso de personas de avanzada edad

El Código de Derecho Canónico establece que “no puede contraer matrimonio válido el varón antes de los dieciséis años cumplidos, ni la mujer antes de los catorce, también cumplidos” (canon 1083). Pero la Iglesia toma en consideración también las costumbres locales, y por eso establece, en el canon 1072, que “procuren los pastores de almas disuadir de la celebración del matrimonio a los jóvenes que aún no han alcanzado la edad en la que según las costumbres de la región se suele contraer”.

Como Ud. puede ver, nada consta en el Código sobre la diferencia de edad entre los novios. Pero debe también prestar atención en las costumbres establecidas en el ambiente que lo rodea, y así ya habrá percibido cómo una gran diferencia de edad suele chocar no sólo a los miembros de la familia como a la sociedad en general. Así, debe ponderar bien las circunstancias que hagan conveniente, para su caso personal, el casamiento con una dama mucho más joven.

Deberíamos entonces entrar en consideraciones que abarcan una gama infinita de problemas, lo que evidentemente no es posible hacer aquí. Nos restringimos, pues, a las líneas generales. Más allá de la afinidad personal, que siempre es de máxima importancia verificar, releva notar el conjunto de cualidades humanas y virtudes morales de la candidata, sobre todo del punto de vista cristiano, que la hagan una presumible esposa y madre ejemplar, enriquecida también de prendas domésticas, con la decisión de ser ama de casa. Hoy en día, con las costumbres cada vez más apartadas de la moral católica, estas cualidades, que van escaseando, pueden hasta ser una buena justificación para un casamiento muy disparejo en lo que se refiere a la edad.

Creo haber dicho lo suficiente para orientar al lector en su conducta, y librarlo de la angustia que afirma estar viviendo.     





  




Artículos relacionados

Un mundo construido sin Dios y contra Dios
¿Cuántas veces puedo comulgar en un mismo día?
La perfección del matrimonio
Matrimonio con disparidad de cultos
¿Cómo debemos recibir la sagrada comunión?
Control artificial y control natural de la natalidad en el Matrimonio
El sacramento del Bautismo
Preparación para el matrimonio
El matrimonio civil
Actual fragilidad de la institución familiar







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 231 / Marzo de 2021

La Sagrada Túnica de Nuestro Señor Jesucristo
Autenticidad confirmada por la Ciencia

Soldados romanos echan a la suerte la Sagrada Túnica (detalle de La Crucifixión), Giotto, s. XIV – Fresco, Capilla de los Scrovegni, Padua



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

6 de marzo

San Olegario, Obispo de Barcelona y Arzobispo de Tarragona

+1137 Barcelona. Hijo de noble familia nació en Barcelona. Su padre era valido del conde de Barcelona, Ramón Berenguer I. Su madre, Guilia, descendía de la nobleza goda. A los 10 años de edad, entró en el gremio de canónigos de la catedral de Barcelona. Asistió a los concilios de Tolosa, Reims, y al I de Letrán, noveno de los ecuménicos. Enviado por el papa Inocencio II al Concilio de Letrán II, coincidió allí con San Bernardo de Claraval. La elocuencia de sus argumentos consiguió la excomunión del antipapa Anacleto. Se le considera uno de los obispos más eminentes de la Edad Media, con una gran influencia sobre toda la Iglesia latina.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....