El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 62 > Tema “Otras religiones”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Cuáles son los peligros del fanatismo religioso?


PREGUNTA

¿Cuáles son los peligros del fanatismo religioso?



RESPUESTA

Conviene precisar lo que se entiende por “fanatismo”. Es común que personas poco afectas a la práctica religiosa tachen de fanático todo aquel que toma en serio la Religión, cumpliendo conscientemente sus preceptos. No es ciertamente esto lo que el autor de la pregunta tiene en vista. Más probablemente él quiere referirse a aquellos que, llevados por una comprensión errónea de su profesión religiosa, reaccionan destempladamente contra cualquier pretendido insulto a su religión. Allí se configura perfectamente el peligro del fanatismo religioso. El combate a los errores y herejías, incluso cuando es llevado a las últimas consecuencias, siempre debe partir de un equilibrio del alma que ama el bien y odia el mal. No es por ceguera de alma (fanatismo), sino por amor a la verdad.

Uno de los ataques contra mezquitas, en la lucha entre chiitas y sunitas, en Irak

Otra manifestación del fanatismo religioso sería querer imponer la conversión de los infieles por medio de la fuerza, como consta en el “Corán” de los mahometanos, según la célebre fórmula “o crees o mueres”, de la cual hay ejemplos históricos célebres, sistemáticamente condenados por la Iglesia.

Por fin, los actos de terrorismo transmitidos diariamente por la prensa, en las más diversas partes del mundo, son una manifestación de los abismos de crueldad a que puede llegar un hombre deformado por el fanatismo.

Pero, conviene repetir, esto nada tiene que ver con una sana y fervorosa dedicación a un auténtico ideal religioso. No confundamos una cosa con otra. Lo contrario sería caer en un fanatismo antirreligioso... ¡Existen ejemplos de esto en las sociedades modernas!     





  




Artículos relacionados

¿Todas las religiones son buenas?
Espiritismo y reencarnación de los cuerpos
La fe sin obras es una fe muerta
Simulacros de barro y simulacros de piedra
Matrimonio con disparidad de culto
Las relaciones entre musulmanes y cristianos después del 11 de Setiembre
¿Qué soluciones hay para lograr la paz entre las religiones?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 219 / Marzo de 2020

El Juicio de Jesucristo
Injusticia suprema

Ecce Homo!, Antonio Ciseri, 1891 – Óleo sobre tela, Galleria d’Arte Moderna di Palazzo Pitti, Florencia, Italia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

30 de marzo

San Juan Clímaco, Confesor

+605, d.C. + Monte Sinaí. Ingresando a los 16 años en el monasterio situado en ese monte, lo dejó más tarde para vivir en mayor soledad. A los 75 años fue llamado de vuelta y elegido abad. Su libro Clímax o Escala de la Perfección, del cual proviene el sobrenombre de Clímaco, fue una de las obras más apreciadas en la católica Edad Media.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....