El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 63

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Nefastos modelos que los medios de comunicación presentan para la juventud


Nada más bello que la castidad. Defendida por dos Mandamientos de la Ley de Dios —“No pecarás contra la castidad” y “No codiciarás a la mujer del próximo”— ella es denominada también virtud angélica, pues los que la practican se asemejan a los ángeles de Dios.

Por amor a la castidad dieron sus vidas, desde los comienzos de la Iglesia, figuras admirables, y hasta hoy son veneradas como santas y mártires.

Santa Inés

Ella había prometido castidad perpetua y sufrió varios intentos de violaciones, siempre rezando a Jesús para protegerla. Fue denunciada por ser cristiana. La arrestaron y la torturaron para que ofreciera sacrificios a los dioses paganos; y como se rehusara, quisieron violentarla, pero el hombre que urdió ese crimen fue muerto por un rayo.

Santa Cecilia en el órgano, Carlo Dolci, s. XVI — Museo de Arte, Desden (Alemania)

Santa Águeda

Hija de una prominente y noble familia siciliana, era muy bonita. Un senador romano de nombre Quintianus, nombrado prefecto de la región, pidió a Águeda en matrimonio. Cuando ella se rehusó y él descubrió que Águeda era cristiana, se vengó colocándola en un burdel, de donde la santa milagrosamente escapó incólume.

Santa Cecilia

A pesar de haber hecho voto de castidad, su padre quiso obligarla a casarse con un joven patricio romano, Valeriano. Estando a solas con el novio, Cecilia le dijo con toda amabilidad y no menos firmeza: “Valeriano, estoy bajo la protección directa de un ángel, que defiende y guarda mi virginidad. No quieras, por lo tanto, hacer cosa alguna contra mí, lo que provocaría la ira de Dios contra ti”. Valeriano se convirtió.

Una virgen del siglo XX

Más recientemente, tenemos el ejemplo de Santa María Goretti. Ella rezaba el rosario todos los días y tenía un profundo horror al pecado. La comunión frecuente aumentó en ella el amor por la pureza y la animó a tomar la resolución de conservar esa angélica virtud a todo costo. Asediada por un muchacho, resistió heroicamente. Al no conseguir la sumisión de la víctima, él la amordazó y la amenazó con un puñal. María se puso a temblar, pero no sucumbió. Furioso, el joven intentó con violencia arrancarle la ropa, pero María desató la mordaza y gritó: “No hagas eso, que es pecado. Te irás al infierno”. Él respondió: “Si no me dejas, yo te mato”. Ante la resistencia de la virgen, él la atravesó con varias puñaladas. Era el día 6 de julio de 1902.

Modelos que los medios de comunicación presentan

¿Cuántas jóvenes, hoy en día, tienen como modelo a estas mártires de la castidad?

De otro lado, ¿cuántas quisieran parecerse a actrices como la pregonada Paris Hilton? Sin embargo, ¿cuáles son las costumbres de esta actriz? Veamos la siguiente noticia que trae la edición australiana de la revista “Cosmopolitan”:

“La actriz, cantante y socialite Paris Hilton, de 25 años, contó que duerme con su mono, llamado Brigitte Bardot. ‘Duermo con mis animales, como con mi bebe mono’. [...] La socialite es dueña de cuatro perros”.

Tales son las modelos que, hoy en día, los medios de comunicación presentan a la juventud. ¿Cómo extrañar que Nuestra Señora llore? Por ahora son apenas lágrimas; ¿qué vendrá después?     





  




Artículos relacionados

La conmemoración de los difuntos vs. el día de las brujas: Halloween
La “yihad” islámica en una escuelita italiana
Helado blasfemo
Cientos de iglesias cerrarán en Holanda
Satanismo social
Una «ordonnance» del rey Carlos VI de Francia
La imagen estaba allí…
¡Satanismo para la juventud!
Niños cibernéticos
2019: un año de mártires







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 232 / Abril de 2021

Santo Toribio de Mogrovejo
Gloria de la Iglesia y del Perú

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de Lima, Anónimo – Óleo sobre tela, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

14 de abril

Santa Lydwina de Schiedam, Virgen

+1433 + Holanda. Como víctima expiatoria, fue por más de 20 años afectada por casi todas las molestias imaginables, en medio de la extrema miseria. Tenía constantes visiones de Nuestro Señor, del Paraíso, del Purgatorio y del Infierno.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....