El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 74 > Tema “Las más célebres apariciones de la Madre de Dios”

Página Mariana  [+]  Versión Imprimible

Página: 3 de 6

AbcAbcAbc

En Lourdes, Nuestra Señora coliga a sus hijos para la victoria final

“Me aconsejaron que llevase papel y tinta y que le pidiese que si tenía algo que decirme, que tuviese la bondad de ponerlo por escrito” (3ª aparición)

3ª aparición – jueves, 18 de febrero

“Ella sólo me habló la tercera vez. Fue el jueves siguiente: fui allí con algunas personas importantes que me aconsejaron que llevase papel y tinta y que le pidiese que si tenía algo que decirme, que tuviese la bondad de ponerlo por escrito.

“Habiendo llegado allá, yo comencé a recitar el rosario. Después de haber rezado la primera decena, vi a la misma Dama. Dije las mismas palabras a la Señora. Ella se puso a sonreír, y me dijo que aquello que me quería decir no era necesario escribirlo, pero me preguntó si yo tendría la gracia de volver allí durante quince días. Yo le respondí que sí”.

Según Santa Bernadette, la Santísima Virgen se le aparecía tal como es representada en la Medalla Milagrosa, pero sin los rayos que salen de sus manos.4

4ª aparición – viernes, 19 de febrero

Santa Bernadette no escribió personalmente el relato de la quincena de apariciones que comenzó ese día. Ella redactó apenas una relación general de los dichos y pedidos más importantes de Nuestra Señora. Por eso, a partir de este punto, la narración es una composición de palabras de la vidente y de hechos atestiguados por los presentes.

La cuarta aparición fue silenciosa. Santa Bernadette “saludaba con las manos y la cabeza. Daba gusto verla. Era como si en toda su vida no hubiese hecho otra cosa que aprender a hacer esos saludos”, atestiguó Josèphe Barinque, una vecina.

Santa Bernadette tenía un cirio bendito encendido. Ese gesto, copiado en seguida por los que asistían a las apariciones, inspiró la costumbre actual de llevar velas y encenderlas frente a la gruta. En esta quincena, la Santísima Virgen le fue enseñando la forma de devoción que Ella quería que se practicara en Lourdes.

5ª aparición – sábado, 20 de febrero

Bernadette llegó a Massabielle alrededor de las 6:30 a.m. Esta vez, había cerca de 30 testigos. Tuvo un éxtasis de 40 minutos. Volviendo a casa con su madre, le confió que la Señora “tuvo la bondad de enseñarle, palabra por palabra, una oración solamente para ella”. Ella la rezó todos los días de su vida sin revelarla jamás.

6ª aparición – domingo, 21 de febrero

La Dama se presentó a Bernadette por la mañana, alrededor de las 7:10 a.m. Cerca de 100 personas estaban en el lugar. La privilegiada vidente escribió: “Esta reina misericordiosa me dijo también que recemos por la conversión de los pecadores. Ella me repitió varias veces esas mismas palabras”.

Santa Bernadette escribió más de una vez que la Santísima Virgen “me dijo también que no me prometía hacerme feliz en este mundo, sino en el otro”.

Por la tarde, el comisario Dominique Jacomet sometió a la vidente a un burdo y amenazador interrogatorio, exigiéndole que se retractara bajo pena de prisión. Santa Bernadette no se intimidó y respondió con seguridad, desmontando sus artimañas. Al final del interrogatorio, el policía le prohibió regresar a la gruta. El padre de la vidente cedió a la presión y también se lo prohibió.

Lunes, 22 de febrero: no hay aparición

Ese día, algunos policías se apostaron para vigilar los movimientos de la vidente, dispuestos a apresarla en caso que fuera a Massabielle. El llamado interior fue más fuerte. Por la tarde, la vidente acudió a la gruta. La decisión le fue confirmada en el confesionario por el padre Pomian. Pero la Santísima Virgen no apareció y Bernadette parecía deshecha: “No sé en qué le he fallado a la Señora”, dijo.

Sin embargo, al fin de la jornada, la ciudad estaba en alboroto. Al alcalde le pareció mejor suspender la prohibición.

7ª aparición – martes, 23 de febrero

El Dr. Pierre Dozous

Cerca de 150 personas fueron hasta la gruta alrededor de las 6 de la mañana.

El médico municipal, Dr. Pierre Dozous, al inicio un escéptico con relación a las apariciones, relató: “Conseguí ubicarme muy cerca de Bernadette Soubirous. [...] Ella hacía continuamente reverencias graciosas y respetuosas en dirección al nicho. [...] Luego aparecieron en su rostro las mutaciones de que me habían hablado, reflejando precisamente la visión que ella tenía. [...] Parecía casi ver lo que la niña veía. [...] Todo con una verosimilitud que la mayor de las actrices no conseguiría alcanzar. [...] yo me incliné cerca de ella y medí su pulso: era casi normal. [...] Para ir al fondo, observé los reflejos de los ojos. También ahí no surgió ninguna anomalía. [...] El viento soplaba fuerte. A veces apagaba el cirio. Ella lo percibía y llevaba el cirio hacia atrás, para que lo encendiesen sin apartar la mirada de la gruta. Mientras la observaba, tenía la impresión de que ella sabía muy bien lo que sucedía a su alrededor”.5

Aquel día, la Santísima Virgen le confió tres secretos. “Ella me dio tres secretos —contó después—, que me prohibió decirlos”. Bernadette jamás reveló cuáles fueron. Interrogada, explicó: “Ellos sólo se refieren a mí, ellos no son ni sobre la Iglesia, ni sobre Francia, ni sobre el Papa”.6

8ª aparición – miércoles, 24 de febrero

El comisario Dominique Jacomet

El comisario Jacomet hostilizó a la multitud. “¡Será posible que en pleno siglo XIX haya aún tantos idiotas!”, exclamó. Los fieles respondieron con cánticos marianos.

La vidente —contó Jean-Baptiste Estrade, cobrador de impuestos en Lourdes—, poco tiempo después de haber entrado en éxtasis, como alguien que recibe una mala noticia, dejó caer los brazos, y abundantes lágrimas comenzaron a correr por su rostro. Ella subió de rodillas el declive que precede a la cavidad, besando a cada paso el suelo. Se volvió después en dirección a la multitud de 300 personas. Con la voz marcada por los sollozos, relató a la multitud el pedido de Nuestra Señora: “¡Penitencia, penitencia, penitencia!”, y “rogad a Dios por la conversión de los pecadores”, además de la recomendación de “besar el suelo como penitencia por los pecadores”.

“Penitencia, penitencia, penitencia” — recordemos que en Fátima, en 1917, la Santísima Virgen haría todavía un último llamado en términos aún más pungentes y dramáticos.



Página Anterior Página Anterior (2/6)       Página Siguiente (4/6) Página Siguiente




Artículos relacionados

La Salette y Fátima: dos eslabones del gran anuncio del reinado de María
Actualidad del Mensaje de Fátima
El «Acordaos» y la Madonna del Miracolo
El mensaje de Fátima y las persecuciones a la Iglesia
Las grandes perpectivas de Fátima
Nuestra Señora de Laus
El acontecimiento capital del siglo XX
Esta fotografía conmovió al mundo en julio de 1972
Nuestra Señora de la Cabeza
Las apariciones de Kibeho, el aviso y el castigo




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

19 de enero

Santos Mario y Compañeros, Mártires

+270 d.C. + Roma. Mario, la esposa Marta y dos hijos viajaron de Persia a Roma para venerar los sepulcros de San Pedro y San Pablo. Al visitar después a los cristianos en las cárceles, fueron detenidos y martirizados.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....