El Perú necesita de Fátima Visteis el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 104 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Dos ideales: el Derecho y la máquina

Plinio Corrêa de Oliveira


Aspecto impresionante del Coliseo. El viejo monumento, potentemente iluminado por reflectores, deja ver diversas bellezas que posee a la luz del día, con todas las claridades del sol glorioso de Roma.

Una atmósfera de tragedia y catástrofe pesa sobre el ambiente. A la derecha, en un segundo plano, se perciben los muros desmoronados del Coliseo. En primer plano, dos columnas de otra ruina se yerguen en el cielo oscuro, una partida y otra entera pero inútil, como una protesta muda, vencida pero perseverante, contra los ultrajes de los siglos. Esta impresión de persistencia en sobrevivir, de manutención milenaria de un espíritu y de una tradición ya muerta, todo ello dentro de un ambiente completamente transformado, se desprende aún mucho más agudamente de las murallas que están de pie. La luz de los reflectores, las lámparas de alumbrado público, el asfalto húmedo y marcado por los neumáticos, todo esto afirma al siglo XX. Pero la masa armoniosa, imponente, seria, a un mismo tiempo leve y monumental del Coliseo, hace sentir en este ambiente moderno toda la nobleza, la dignidad, la pujanza del Imperio, toda la elevación, la robustez, la lógica del espíritu romano, que tenía por ideal el Derecho. Todo se deshizo. Se diría que de vivo, el Coliseo sólo tiene la sangre aún caliente de los mártires.

Sin embargo, en esto que es una ruina, hay una atracción que se ejerce hasta los puntos más extremos de la tierra, determinando la afluencia de turistas de las regiones más lejanas. Es que un gran ideal de belleza refulge aún en estas piedras muertas.

*     *     *

Tout passe, tout casse, tout lasse et tout se remplace (“Todo pasa, todo se rompe, todo cansa… y todo se reemplaza”, dicen los franceses). De perenne en el mundo, sólo la Iglesia. El Coliseo se desmoronó. Un día podrá desmoronarse el Maracaná. ¿Y qué impresión dejarán sus restos, si restos quedasen? Las partes de un todo homogéneo no pueden valer más que este todo. Si la iluminación nocturna del Coliseo hace ver toda la grandeza de éste, la fotografía aérea del Maracaná pone al desnudo todas sus lagunas. Se diría que se trata de una pieza de máquina, banal, ruda, sin alma, en la cual se apiñan algunos millares de hormigas: son los espectadores. Es la expresión de un mundo que tomó por ideal, no el Derecho como Roma, ni la filosofía como Grecia, y mucho menos la teología como el siglo XIII, sino la máquina.

La máquina, o sea, la materia. Almas materialistas, hombre materializado, mecanizado, esto es lo que se ve en el Maracaná como en tantos estadios congéneres.

¿Vendrán algún día los pueblos a ver sus ruinas? Tal vez… para comprender mejor cómo se desmoronó nuestra civilización, para menear la cabeza, y continuar el camino pensando en la justicia de Dios.     





  




Artículos relacionados

Peregrinando dentro de un vitral
Pintando el alma humana
Sociedad orgánica y urbanismo
Dos modos de ver la vida del campo
La Catedral de San Marcos
Museos: ¿osarios de la cultura?
Todo se refleja en los ojos: cólera, miedo, afecto o alegría
Espíritu francés
Espíritu cristiano y espíritu pagano manifestados en la arquitectura
Dos cuadros, dos mentalidades, dos doctrinas




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

16 de setiembre

Santos Cornelio - Papa, y Cipriano - Obispo, Mártires.

+252 y 258 . Esos dos mártires aparecieron juntos en el Canon de la Misa. San Cornelio gobernó la Iglesia de 251 a 253, siendo desterrado por el Emperador Galo. San Cipriano, Obispo de Cartago, por su virtud y sólida doctrina, ejerció extraordinaria influencia en el norte de África, donde fue martirizado.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....