El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 113 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Casas para el alma, y no sólo para el cuerpo




Atelier, cuadro de Vermeer, famoso colorista holandés del siglo XVII. Perteneciente al Museo de Historia del Arte, de Viena.

A nuestro juicio, para ser más explícito, el título del cuadro debería ser Ambiente en un atelier. Pues el verdadero logro del artista no consiste tanto en la descripción de los elementos físicos del atelier —el pintor, el modelo, el caballete, el lienzo, el mapa, la araña, la cortina, etc.—, sino en revivir el ambiente tan cargado de significado psicológico que se desprende del conjunto de todos estos elementos.

La sala es baja, sobre todo en comparación con otros edificios de aquel tiempo. El pintor, de pie sobre el banco, podría tocar el techo con la mano. La impresión de poca altura es realzada por la araña, de no pequeñas dimensiones. La pared está pintada sencillamente de un solo color. Parece gruesa y simple, como en una vivienda modesta y común de pequeña burguesía. Esta idea de fuerza, estabilidad y simplicidad casi rústica es acentuada por la viguería a la vista del techo, oscuro, sobrio, enteramente común. Lo que se puede apreciar del nivel social de los personajes —pintor y modelo— confirma esta sensación pequeño burguesa.

En una sociedad cristiana, la pequeña burguesía constituye un valor precioso e indispensable. Su vida ordenada, seria, simple, pero dotada de una dignidad fundamentalmente superior a la del trabajo manual, representa en la escala armónica de valores un elemento de transición indispensable entre el obrero y el burgués. La despreocupación, la naturalidad, la intimidad y el confort son el encanto propio de la vida pequeño burguesa. Es lo que en esta sala se nota. Ella constituye un mundo cerrado. Dentro de ella, el hombre se siente en una atmósfera moral específica, enteramente distinta de la calle, para la cual tal vez dé la ventana, pero que queda psicológicamente a mil leguas del pintor y del modelo.

“Ambiente cerrado”, sí. No obstante, no es un ambiente vacío y sin vida. En él penetran diversas claridades de varias especies. De la ventana viene una luz espléndida, que inunda al modelo y se transforma en suave e inteligente penumbra junto al pintor. Un suelo de mármol sirve para multiplicarla ligeramente y dar a este ambiente casi pobre una nota agradablemente contradictoria, de riqueza y distinción. Esta sensación de riqueza es acentuada por una opulenta cortina de un tejido ricamente trabajado, y por un espléndido mapa mural, que da una impresión de intelectualidad y amplitud de horizontes.

Se diría que el talento y el lujo lucen en esta penumbra de simplicidad, como la luz brilla con mil diversas tonalidades en la meditativa y recogida oscuridad de la sala. Es la belleza específica de un ambiente pequeño burgués, fuertemente intelectualizado y un tanto pródigo en recursos económicos.

En suma, la sala tiene ambiente. Y el alma humana requiere de compartimentos cerrados en que organice ambientes hechos según sus propias necesidades, como el cuerpo requiere de casa y abrigo para no sucumbir.

*     *     *


Existe en muchos arquitectos modernos la tendencia a ignorar esta imperiosa necesidad del alma, al construir casas en que el hombre se siente como en la calle. Nada aislado, recogido, típico. Todo permeable, anodino, vulgar. Claro está que no faltan decoradores que completen su obra.

Típica de esta tendencia es la capilla de la segunda foto, de puro vidrio con columnas de madera, construida para una secta protestante en California. Corresponde ella, en el arte sacro, a los edificios civiles con grandes paredes de vidrio, en que de cemento sólo existe lo necesario para soportar el techo­ de los diferentes pisos.

Nada de recogido, nada de ambientación. Una edificación tiene la mera función física de proteger contra el frío, viento o calor. Es tan vacío de significado moral para los hombres, cuanto una incubadora lo es para sus respectivos ocupantes.

No censuraríamos que en un lugar de espléndido panorama, donde todo invita al culto a Dios, por excepción se construyese una iglesia de vidrio. Llevando las cosas al extremo,­ comprenderíamos como legítimas hasta excepciones más amplias. Siempre, no obstante, en línea de excepción. Pero, por sistema, desear que edificios así sean frecuentes en el mundo entero, parece contrario a todas las exigencias del alma humana.     






  




Artículos relacionados

Pobreza y esplendor
Tensión y distensión en el semblante de un santo
Dos modos de ver la vida del campo
Sociedad orgánica y urbanismo
Amor y Temor en la Piedad Cristiana
El tulipán
Espíritu francés
Dos ideales: el Derecho y la máquina
Continuidad de las tradiciones
Si quieres la paz, prepárate para la guerra







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 230 / Febrero de 2021

Sta. Bernadette Soubirous
La vidente de la Virgen de Lourdes

Urna de cristal con los restos mortales de santa Bernadette Soubirous, en la capilla del antiguo convento de Saint-Gildard, en Nevers (Francia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

27 de febrero

San Leandro, Obispo

+aproximadamente 600, d.C. + Sevilla (España). Hermano de San Isidoro, abrazó muy temprano el monacato y fue electo obispo de Sevilla, el año 579. Desempeñó un papel importantísimo en la historia religiosa de la península ibérica, salvándola del arrianismo. El Papa San Gregorio Magno le dirigió algunas cartas, en las cuales manifiesta el gran afecto que le tributaba.

Más información aquí.

P. Fr. Antonio de la Calancha OSA

+(1584-1654) Perú. Religioso y cronista agustino, natural de La Plata. Autor de la Crónica Moralizada del Orden de San Agustín en el Perú. “Calancha, además de ser uno de los mejores y más conocidos cronistas peruanos, su obra, en líneas generales, pasa por ser la primera de las crónicas de los agustinos del Perú, a la par que única y ejemplar en cuanto a contenido, método y proyección cultural”.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....