El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 146 > Tema “San Juan Bosco”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La más bella de todas las virtudes

 

Toda virtud en los jóvenes es un precioso adorno que los hace amables a Dios y a los hombres. Pero la virtud reina, la virtud angélica, la santa pureza, es un tesoro de tal precio, que los jóvenes que la poseen se hacen semejantes a los ángeles de Dios, aunque sean hombres mortales en la tierra. Serán como los ángeles de Dios: son palabras del Salvador. Esta virtud es como el centro a cuyo alrededor se reúnen y conservan todos los bienes y, si, por desgracia, se pierde, todas las demás virtudes están perdidas. Con ella me llegaron todos los bienes, dice el Señor.

Pero esta virtud que os convierte, queridos jóvenes, en otros tantos ángeles del cielo, virtud que tanto agrada a Jesús y a María, es sumamente envidiada por el enemigo de las almas; por esto suele daros terribles asaltos, para hacérosla perder, o al menos para que la manchéis. Por este motivo yo os sugiero algunas normas o armas con las que conseguiréis ciertamente conservarla y rechazar al enemigo tentador. El arma principal consiste en alejarse de los peligros. La pureza es un diamante de gran valor. Si, llevando un gran tesoro, lo exponéis a la vista de un ladrón, corréis grave riesgo de ser asesinados. San Gregorio Magno declaró que desea ser robado el que lleva su tesoro a la vista de todo el mundo.

Además de la fuga de los peligros, practicad la frecuencia de la confesión, sinceramente hecha, y de la comunión devota, evitando a todas aquellas personas que con obras o palabras menosprecien esta virtud.

Para prevenir los asaltos del demonio, acordaos del aviso de Jesús: Esta clase de demonios —es decir, la tentación contra la pureza— no se vencen sino con el ayuno y la oración. Con el ayuno, o sea, con la mortificación de los sentidos, poniendo freno a los ojos y a la gula, huyendo del ocio, dando al cuerpo el reposo estrictamente necesario. Jesucristo nos recomienda que acudamos a la oración; pero se trata de una oración hecha con fe y fervor, en la que no se ha de cesar hasta que la tentación sea vencida.

Tenéis además un arma formidable en las jaculatorias, invocando los nombres de Jesús, José y María. […] Ayuda, además, besar el santo crucifijo, o la medalla o el escapulario de la Virgen. […]

Pero, si todas estas armas no bastaran para dejar esta maligna tentación, entonces recurrid al arma invencible de la presencia de Dios. Estamos en las manos de Dios, quien, como dueño absoluto de nuestra vida, puede mandarnos la muerte en cualquier momento. ¿Cómo nos atreveremos, pues, a ofenderle en su presencia?


SAN JUAN BOSCO, El joven cristiano, Obras fundamentales, BAC, Madrid, 1995, p. 525-526.



  




Artículos relacionados

El destino del hombre se decide ordinariamente en la juventud




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de setiembre

San Pedro de Arbués, Mártir

+1485 España. Apontado por Torquemada para inquisidor provincial en Aragón, fue muerto a puñaladas por "cristianos nuevos" (judíos seudo-convertidos al cristianismo), cuando rezaba en la catedral de San Salvador.

Más información aquí.

San Roberto Belarmino, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia.

+1621 Roma. Jesuita, autor de las admirables Controversias, obra en que refuta los sofismas protestantes. Fue Arzobispo de Capua, Cardenal, consultor de las principales Congregaciones Romanas y consejero de varios Papas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....