El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 152 > Tema “Pío XII”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Los objetos preciosos y la doctrina católica

Joyas de la Corona del Reino de Baviera, 1806. Tesoro del Palacio Residenz en Múnich, Alemania

VOSOTROS SABÉIS bien, dilectos hijos, que cuando nos es dado recibir grupos profesionales como es el vuestro [orfebres], no dejamos de poner en foco muy particularmente la importancia moral de sus actividades. (...)

Algunos podrían creer que vuestro arte es el fruto de una civilización demasiado refinada, en la cual ella no tendría más que una parte del todo accesoria y superficial. Sin embargo, acaso ¿no se han descubierto en algunos depósitos de la edad neolítica pequeños ornamentos de oro trabajados toscamente con instrumentos de piedra? Tumbas antiguas de varios milenios encierran a veces collares, anillos, brazaletes de fina factura, obras maestras de orfebres de aquellas épocas, que dan testimonio de un gusto, de una exquisitez y de una habilidad técnica considerable. Este arte se ha perpetuado a través de todos los periodos de la historia, según el ascenso o el declive de las civilizaciones. ¿No es, pues, ésta la prueba de que los trabajos de orfebrería corresponden a deseos profundos del hombre, ante todo a aquél de dar a un material precioso y durable una forma artística, o incluso a un recuerdo o idea una expresión imperecedera?

Trátese de un objeto ornamental, o de un instrumento destinado al servicio del hombre, su carácter raro o tal vez único confiere un especial esplendor a las personas que se sirven de él o a las circunstancias en las cuales es utilizado. ¿No es cierto también que en la vida de los individuos y de las sociedades hay coyunturas excepcionales, en que la belleza del aparato exterior debe corresponder a la vivacidad interior de los sentimientos? Cuando se quiere realzar más especialmente la dignidad de la persona humana y su eminente grandeza, o poner en evidencia los servicios que ella ha hecho a la comunidad, se recurre a las obras de vuestro arte, no sólo por su material precioso, sino sobre todo por su misma concepción y la perfecta ejecución, que reproducen excelentemente la idea que se quiere expresar. (...)

Por lo tanto, no sería justo juzgarlo en sí mismo inútil, o hasta nocivo; ver en él un insulto a la pobreza, y casi un desafío lanzado a aquellos que no pueden tener parte en él. Sin duda en este campo, más que en otros, es fácil el abuso. Muy a menudo, a pesar de los límites que la recta conciencia fija para el uso de las riquezas, se ve a algunos hacer gala de un lujo provocador, desprovisto de toda significación razonable y destinado solamente a la satisfacción de una vanidad, que ignora y, por eso mismo, insulta los sufrimientos y las necesidades de los pobres. Pero sería, por otro lado, injusto condenar la producción y el uso de objetos preciosos, siempre y cuando correspondan éstos a un fin honesto y conforme a los preceptos de la ley moral. Todo lo que contribuye al embellecimiento de la vida social, todo lo que pone en relieve sus aspectos jubilosos o solemnes, todo lo que hace resplandecer en las cosas materiales la perennidad y la nobleza del espíritu, merece ser respetado y apreciado.

 


S.S. PÍO XII, Discurso a los participantes del IV Congreso Nacional de la Confederación Italiana de Orfebres, 9 de noviembre de 1953.

 



  




Artículos relacionados

La familia no es para la sociedad, la sociedad es para la familia
Aborto ¿terapéutico?
La ruina de la sociedad




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 223 / Julio de 2020

La Guerra Invisible
Todo lo que un católico necesita saber en nuestros días para defenderse de la acción diabólica

San Miguel (detalle), Manuscrito ilustrado de Les tres riches heures du Duc de Berry, s. XV, Museo Condé, Chantilly (Francia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

11 de agosto

San Alejandro el Carbonero, Obispo y Mártir

+Siglo III . Vacando la Sede de Comona, en Asia Menor, por burla alguien sugirió para sucesor al carbonero local. San Gregorio el Taumaturgo, tomó el asunto en serio, pues percibió en el santo una grande alma, bajo apariencia humilde. Alejandro era filósofo y ejercía aquella función por humildad. Gobernó su diócesis con sabiduría y prudencia, recibiendo la corona del martirio bajo el emperador Decio.



Santa Clara de Asís, Virgen

+1253 Asís - Italia. Digna émula de su coterráneo y contemporáneo San Francisco de Asís, fundó la orden segunda de los franciscanos, conocida por su nombre — las Clarisas —, dedicada a la contemplación y al cultivo de la más estricta pobreza.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....