El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Primera Parte del Secreto
La Visión del Infierno

Pintura de Fra Angélico representando el infierno

Al decir estas palabras –continúa la narración de la Hna. Lucía sobre la Tercera Aparición de la Santísima Virgen– de nuevo abrió las manos como en los meses anteriores. El reflejo [de luz que ellas irradiaban] pareció penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego y, sumergidos en ese fuego, a los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana, que flotaban en el incendio llevados por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo, cayendo hacia todos los lados –semejante al caer de las chispas en los grandes incendios– sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en brasa.

La visión duró apenas un instante, durante el cual Lucía soltó un “¡ay!”. Ella comenta que, si no fuese por la promesa de Nuestra Señora de llevarlos al cielo, los videntes habrían muerto de susto y pavor.

Foto de los niños después de la visión del infierno

Foto sacada por el Ing. Mario Godinho, después de la
visión del infierno. El terror se refleja aún en sus rostros.

(Texto tomado del libro Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, p. 43)

<< Regresar

Continuar >>



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Nuestra pequeña historia
¿Se puede tener un conocimiento natural de Dios?
Novena a la Santísima Virgen de Fátima
Oración a Nuestra Señora de Fátima (quechua)
Negar la existencia de Dios es inexcusable
Oraciones de Fátima
¿Por qué Dios no hace que toda la humanidad se convierta y lo acepte?
Apariciones del Ángel de Portugal
¿El amor que Dios tiene de Sí mismo, es un amor egoísta?
Oración a Nuestra Señora de Fátima (español)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
Refinamiento y especialidad de la culinaria francesa
La Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares
La Maternidad Divina
Insidiosa trama para disolver la familia
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Múltiples y maravillosos atributos de nuestro Divino Salvador
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
Visita de Mons. Schneider a Lima
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes



 



Tesoros de la Fe


Nº 202 / Octubre de 2018

Hermana Lucía: “LA BATALLA FINAL...será acerca del matrimonio y la familia”
Soplan vientos encontrados en Dublín

Vista del faro de Baily, al sur del cabo de Howth, en los alrededores de Dublín, Irlanda



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

15 de octubre

Santa Teresa de Ávila, Virgen, Doctora de la Iglesia

+1582 + Alba de Tormes. Alma ardiente y enérgica, emprendió la reforma del Carmelo, siendo auxiliada por San Juan de la Cruz en lo concerniente a la rama masculina. Padeció muchos trabajos y dolencias por amor de Dios. Unía la más sublime contemplación a una extraordinaria capacidad de acción. Fue una de las columnas de la Contra-Reforma.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....