El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc


 

Autor: John M. Haffert

El Milagro del Sol
Conociendo a los Testigos



En julio de 1917 Nuestra Señora prometió a los tres pastorcitos “un milagro para que todos lo vean y crean”. La noticia se esparció a lo largo y ancho de Portugal, y el 13 de octubre de aquel año más de 70,000 personas fueron a Fátima para presenciar el milagro.

Ateos y hasta algunos católicos quisieron poner en ridículo a los “crédulos”, a aquellos “ingenuos” peregrinos. No obstante, la Santísima Virgen operó el milagro. Y mientras que algunos de los presentes tal vez esperasen un prodigio como las maravillosas curas en Lourdes, Nuestra Señora dejó a la muchedumbre atónita con un milagro tan terrible que muchos pensaron que había llegado el fin del mundo.

John M. Haffert, cofundador del Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima, realizó a partir de 1946 una paciente y metódica búsqueda de testigos presenciales del histórico milagro, para identificarlos y entrevistarlos. En 1960 publicó esos invalorables testimonios en el reportaje que ahora presentamos al público peruano.

Estos relatos personales reviven el milagro del Sol. En su realismo nos permiten imaginar vívidamente al Sol girando en el cielo y casi estrellarse contra la Tierra. Mientras lo vayamos leyendo, nos haremos eco del grito de los testigos. En lo más profundo de nuestras almas, también seremos llevados a exclamar: “¡creemos!”



También le puede interesar:

 


Conozca todas las publicaciones haciendo click aquí



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Fátima, la gran esperanza
Concentración Cerebral
Autocontrol, la verdadera llave del éxito
Opción preferencial por la familia
¡Adquiera aquí: "Rechazando El Código Da Vinci"!
El Milagro del Sol
Lleve un ejemplar gratis (multifoliar 90 años)
El Príncipe de la Paz
Adquiera aquí su Detente del Sagrado Corazón
Multifoliar Fátima: 1917 - 2007




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 223 / Julio de 2020

El Santísimo Sacramento
La Solemnidad del Corpus Christi

San Miguel (detalle), Manuscrito ilustrado de Les tres riches heures du Duc de Berry, s. XV, Museo Condé, Chantilly (Francia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

14 de julio

San Francisco Solano, Confesor.

+1610 Lima - Perú. Nacido en España, este franciscano es el Apóstol de la América Meridional, habiendo evangelizado el Perú, Bolivia, parte de la Argentina, Chile y Paraguay. Émulo del Poverello de Asís, atraía a sí aves y otros animales, y hasta indios feroces, mediante el sonido de su violín. Su santidad ya era reconocida en vida.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....