El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



ISSN 1998-0558
(versión on line)
Nº 55 - de

“Si amamos a Dios sobre todas las cosas, inmolémonos por Él. Si amamos al prójimo como a nosotros mismos, démosle la Fe, nuestro mayor Tesoro” – Plinio Corrêa de Oliveira


 
Página Mariana
La Virgen del Carmen de la Legua
Un rico comerciante que habría partido probablemente desde Centroamérica a la Ciudad de Los Reyes, estuvo a punto de naufragar frente a nuestras costas. En tal apremio, imploró la intercesión de la Virgen María. La rada adonde pudo aportar, fue el Callao.

Continuar >


 
Lectura Espiritual
De los dones del Espíritu Santo
Los dones del Espíritu Santo son singulares y extraordinarias gracias con que Dios enriquece a las almas que le sirven con perfección, disponiéndolas para seguir con docilidad las divinas inspiraciones y practicar las virtudes.

Continuar >


 
Actualidad
El Evangelio de Judas y el proceso de “autodemolición” en la Iglesia
La noticia sobre un viejo papiro de 1700 años dio la vuelta al mundo con gran orquestación publicitaria, sobre todo en abril pasado. Su contenido es tan ofensivo como falso: ¡Judas habría sido el discípulo perfecto del Redentor!

Continuar >


 
La Palabra del Sacerdote
¿Existe alguna restricción en la edad para casarse?
Nada consta en el Código sobre la diferencia de edad entre los novios. Pero debe también prestar atención en las costumbres establecidas en el ambiente que lo rodea, y así ya habrá percibido cómo una gran diferencia de edad suele chocar no sólo a los miembros de la familia como a la sociedad en general.

Continuar >


 
La Palabra del Sacerdote
Esterilidad, vida matrimonial y santidad
Por el Código de Derecho Canónico (canon 1084, § 3), “la esterilidad no prohíbe ni dirime el matrimonio”, máxime si ella resulta de una cirugía que se hizo necesaria posteriormente, por motivos de salud. Así, la esterilidad no elimina los derechos del matrimonio, entre los cuales se enumera la práctica de los actos conyugales.

Continuar >


 
Vidas de Santos
Santa Isabel de Portugal
Isabel pensaba consagrar a Dios su virginidad, pero por una iluminación divina y la recomendación de su confesor comprendió que, como princesa, debería aceptar un esposo y hacer brillar en el trono las virtudes evangélicas.

Continuar >


Colección

Julio de 2006

La Virgen del Carmen de la Legua, Reina y Soberana del Callao







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 208 / Abril de 2019

El Señor de la Justicia
Condenado a muerte tras un proceso infame e ilegal

El Señor de la Justicia, Basílica de Nuestra Señora del Rosario (Santo Domingo), Lima



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de abril

San Jorge, Mártir

++ 303, d.C. + Lydia - Palestina. Patrono de Inglaterra, Portugal, Alemania, Aragón, Génova y Venecia. Uno de los santos más populares del mundo, de él se sabe con certeza solamente que sufrió el martirio en Lydia, debiendo haber pertenecido a la Guardia Imperial.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....