El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 159

Historia Sagrada  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Presentación del Niño Jesús en el Templo

San Juan Bosco

MARÍA SANTÍSIMA era hija de San Joaquín y Santa Ana, descendientes ambos de la real estirpe de David, de la tribu de Judá.

Aquellos dos buenos consortes eran muy ancianos ya y no tenían prole, cuando Dios, en premio de las fervientes oraciones que le dirigían, quiso consolarlos concediéndoles una hija, a quien pusieron por nombre María. A los tres años de edad la presentaron en el templo, para que se dedicase, con otras vírgenes a trabajos de manos y las cosas del divino servicio.

Habiendo llegado a la edad de tomar estado, respondiendo a una voz celestial, fue desposada con San José, varón santísimo, oriundo de Nazaret, quien vivió con ella como si fuese su hermano.

Después de breve tiempo, el Arcángel Gabriel fue enviado a anunciar a María la sublime dignidad de Madre del Salvador, con estas palabras:

—Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas la mujeres.

María se turbó al ver al Arcángel, y aún más al oír sus palabras, pero este la tranquilizó, diciéndole:

—No temas, María, porque has hallado la gracia delante del Señor. Serás Madre de un Hijo al cual llamarás Jesús. Será grande y será hijo del Altísimo; reinará eternamente en la casa de Jacob, y su reino no tendrá fin.

Cerciorada María de que todo era obra del Espíritu Santo y que ella conservaría siempre intacta su virginidad, se sometió a la voluntad del Altísimo, diciendo:

—He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

Nacimiento del Salvador

Hacia el año 4000 de la Creación del mundo, habiendo paz en todas partes, empuñando el cetro de Judá Herodes el Grande, bajo el imperio de César Augusto, María Santísima y San José, obedeciendo las órdenes del emperador romano, se trasladaron a Belén, para inscribir sus nombres en los registros del Imperio. Estando todas las posadas de la ciudad llenas de forasteros, tuvieron que salir de ella y refugiarse en una cueva, que servía de establo. En tan humilde vivienda nació el Hijo de Dios, el Verbo eterno, el Señor de los Cielos y la Tierra, para confundir así la soberbia de los hombres.

En aquel mismo instante, un ángel, rodeado de luz deslumbradora, se manifestó a algunos pastores que velaban sus rebaños, y les anunció el nacimiento del Mesías, señalándoles el lugar donde lo hallarían.

Adoración de los reyes

A los pocos días unos sabios de Oriente, vulgarmente llamados los tres Magos, guiados por una estrella prodigiosa que apareció en sus comarcas, se dirigieron a Jerusalén para adorar al recién nacido Mesías. Al llegar a la ciudad santa, preguntaron a Herodes por el lugar donde había nacido el rey de los judíos. A tan extraña pregunta se turbó Herodes, reunió a los Príncipes de los sacerdotes y Doctores de la ley y les preguntó dónde había de nacer el Mesías. La Asamblea contestó que debía de nacer en Belén de Judá, según la profecía de Miqueas:

—Y tú, oh Belén, tierra de Judá, no eres la menor entre las principales de Judá, porque de ti nacerá el caudillo que gobernará mi pueblo de Israel.

Con tales informes salieron de Jerusalén los piadosos reyes, y siguiendo el curso de la estrella milagrosa, llegaron donde se hallaba el divino Infante; y humildemente postrados, le ofrecieron oro, incienso y mirra. En seguida, avisados por un ángel, regresaron por otro camino a su patria, sin poner el hecho en conocimiento de Herodes.

Presentación de Jesús en el Templo

A los cuarenta días de su nacimiento, Jesús fue presentado en el templo por José y María, que depositaron al divino Infante en los brazos del anciano Simeón a quien había sido revelado que antes de morir vería al suspirado Mesías. Estrechando al Niño contra su corazón, exclamó:

—Ahora, Señor, deja a tu siervo morir en paz; porque mis ojos han visto al Salvador, enviado por ti, para iluminar las gentes y traer a Israel la salvación.



  




Artículos relacionados

La Infancia de Jesús
Jesús en el Sepulcro
Los Cuatro Evangelistas
Multiplicación de los panes y curaciones
El precursor: San Juan Bautista
Jesús en lo alto del Calvario
Tu fe te ha salvado
Conclusión del Sermón de la Montaña
Jesús perdona a la Magdalena
Vida pública de Jesús







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 241 / Enero de 2022

¡Confianza, confianza!
Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros

La tormenta en el mar de Galilea, Rembrandt, 1633 – Óleo sobre lienzo, robado en 1990 del Museo Isabella Stewart Gardner, Boston.



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

28 de enero

Santo Tomás de Aquino, Confesor y Doctor de la Iglesia

+1274 + Fossa Nuova. El mayor teólogo de la Iglesia fue a los cinco años confiado a los monjes benedictinos de Monte Cassino, entrando después en la Orden de Predicadores, de la cual se tornó la mayor gloria, juntamente con el fundador, Santo Domingo. Con razón fue cognominado Doctor Angélico, por su pureza de vida y elevación de doctrina, que trasciende la pura inteligencia humana. Es el patrono de las escuelas católicas.

Más información aquí.

P. Fr. Francisco Martínez de Biedma OSA

+(1535-1576) Perú. Religioso agustino natural de Granada, llegó al Perú en 1560. Evangelizó a los pueblos de la costa norte de Lima. Contra una diversidad de demonios, “libró singular batalla, convirtió innumerable cantidad de gente y puso cruces por todos los médanos y caminos”.15 Huyendo de aplausos y honores, se embarcó hacia Filipinas con deseos de martirio, naufragando en las costas de Manila.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....