El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 177

Historia Sagrada  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La transfiguración de Jesucristo

SAN JUAN BOSCO

Cierto día, El Redentor condujo a Pedro, Santiago y Juan sobre el Tabor, que es un monte alto de Palestina. Sobre este monte y en presencia de dichos apóstoles, se transfiguró de tal modo que su semblante resplandecía como el sol y sus vestiduras quedaron blancas como la nieve. En aquel momento, aparecieron Moisés y Elías que empezaron a conversar con Él. Admirado ante aquel espectáculo celestial, Pedro dijo a Jesús:

—“Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías” . Mientras así discurría, una nube luminosa los envolvió y se oyó una voz que decía:

—“Este es mi hijo muy amado, en quien he puesto mis complacencias; escuchadlo” . Estupefactos, los discípulos cayeron en tierra boca abajo: pero Jesús, acercándose a ellos, los tocó y les dijo: —“Levantaos, no temáis” .

Al levantar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, quien al descender del monte les dijo:

—“No contéis a nadie esta visión antes de mi resurrección” .

La Transfiguración, Fra Angelico, c. 1440- 42 – Fresco sobre pa- red, Convento de San Marcos, Florencia

Jesús predice su pasión y resurrección

En varios pasajes del Antiguo Testamento, se anuncia la pasión dolorosísima de Jesucristo de un modo tan palpable que las predicciones de algunos profetas parecen más bien la exposición de un hecho ya sucedido. Además, él mismo, casi al principio de su predicación, anunció a sus discípulos que iría a Jerusalén; que allí sufriría mucho de manos de los ancianos y de los escribas del pueblo judío; que por último le darían muerte, pero que había de resucitar al tercer día.

Otras veces, recomendaba a sus apóstoles que no revelasen los milagros que hacía hasta después de su resurrección. Cierto día, dijo a muchas personas que le escuchaban:

—“Así como estuvo Jonás tres días en el vientre de un pez, así estaré yo tres días en el seno de la tierra” . Y, en otra ocasión, dijo:

—“Destruid este templo y yo lo reedificaré en tres días” .

El templo de que hablaba era su cuerpo, que había de resucitar tres días después de muerto.

Concilio de los fariseos

Los fariseos trataron muchas veces de detener a Jesús, pero nunca lo consiguieron, porque aún no había llegado su hora. Un día, convocaron un concilio para tratar la clase de muerte que le habían de dar, y uno de ellos, llamado Caifás, que era pontífice aquel año, dijo:

—“Conviene que muera un solo hombre por el pueblo, para que no perezca toda la nación” .

Esto no lo decía de su propia cabeza, sino inspirado; pues siendo pontífice aquel año, profetizó que Jesús tenía que morir para salvar a todo el mundo. Por esto, ordenaron que si alguien sabía dónde estaba, lo denunciase para capturarlo. Judas Iscariote, pérfido traidor de su maestro, se presentó a ellos y les dijo:

—“¿Cuánto me daréis si os lo entrego?” .

Mucho se alegraron los príncipes de los sacerdotes al oír esto y le ofrecieron treinta denarios de plata. Judas aceptó la oferta y, para que lo conocieran mejor, les dijo:

— “ Aquel que yo bese es Él; prendedle” . Entre tanto, aguardaba la ocasión más oportuna para llevar a cabo su traición.

 



  




Artículos relacionados

Institución de la Eucaristía
Jesús aparece a los apóstoles
Presentación del Niño Jesús en el Templo
Las parábolas de Jesús
Camino de Emaús
Tu fe te ha salvado
Jesús reprende a los Fariseos
Multiplicación de los panes y curaciones
Parábolas de las diez vírgenes y el rico Epulón
Jesús expulsa a los mercaderes del Templo y elige a los Apóstoles







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de octubre

San Ignacio, Obispo, Confesor

+877 + Siria. Hijo del emperador Miguel, se tornó monje a los 14 años y después abad, fundando tres monasterios. Patriarca de Antioquía.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....