El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 200

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El intelectual filosofesco

Plinio Corrêa de Oliveira

-¿QUÉ VALOR instructivo tienen sus interminables descripciones y comentarios en Ambientes, Costumbres, Civilizaciones? El conocimiento de un ser se adquiere estudiando su definición. Lo demás es perfumería. Si, en vez de perder espacio con esa sección, Tesoros de la Fe publicara un pequeño curso filosófico, claro y metódico, rico en definiciones precisas, daría a sus lectores nociones completas y enteramente suficientes sobre lo que necesitan saber.

*     *     *

-ESTIMADO INTELECTUAL, filosofesco por cierto, pero no filósofo: nada mejor que una buena formación filosófica. Pero, los cursos de filosofía en periódicos son por naturaleza malos cursos, de mala filosofía, característicos de un mal periodismo.

Cuando se estudia filosofía con más seriedad que en los cursos de periódicos, se aprende que la noción de un ser no se adquiere completamente por el estudio de su definición. Es necesario conocer también sus propiedades. Y esto, sin descripciones y análisis, no se puede hacer adecuadamente.

La sección Ambientes, Costumbres, Civilizaciones tiende a despertar y a orientar, a la luz del espíritu católico, el sentido de observación y de crítica de sus lectores. En esto, es formativo e instructivo, pues evita una formación meramente libresca.

En términos filosóficos, el defecto de la cultura libresca es el siguiente: en todo ser real se nota un aspecto singular y uno universal. Ahora bien, la definición solo contiene el elemento universal. Luego, solo con una definición, nunca se podrá tener un conocimiento completo de su ser.

¿No es verdad?

*     *     *

-ESTA RESPUESTA me irrita. Por algún lado, que no sé explicar, hasta me insulta. En fin, oportunamente veré como responder. Por ahora, guardo silencio y me declaro ofendido.



  




Artículos relacionados

Espontaneidad epicureísta y gravedad cristiana
Lo maravilloso, el Palacio del Louvre y la pirámide
Bossuet
Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima
El portón del Palais de Justice
El caballero medieval
Las tres virtudes teologales simbolizadas en el turíbulo
La ciudad de Genazzano
El Picaflor
La corona de Carlomagno







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de setiembre

San Cleofás, Discípulo de Cristo

+siglo I Palestina. Muerto por los judíos en la misma casa donde preparó la cena para el Señor, porque había profesado su fe. Para glorioso recuerdo, tuvo allí mismo su sepultura (Martirologio Romano).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....