El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 232

Actualidad  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Apetito de extravagancia total

Local de la empresa WonderWorks construido en 1998 intencionalmente de cabeza – Orlando, Florida

Lo que a continuación se afirma sobre el snobismo1, como vehículo de expansión de la droga, conserva gran actualidad y puede aplicarse a todos los tipos de degradación moral que sufre nuestra sociedad: hoy en día, por ejemplo, es snob ser agnóstico o abortista, ser “caviar” o socialista.

Plinio Corrêa de Oliveira

El problema de la droga continúa llamando la atención de los psicólogos, moralistas y sociólogos del mundo entero. Lo estudian bajo los más diversos puntos de vista con la intención de contener el alarmante aumento del consumo de ellas en el mundo contemporáneo.

En este afán, los investigadores se preguntan, entre otras cosas, cuál es el itinerario del vicio en las diversas capas sociales. En otras palabras, cuáles son las primeras zonas de la sociedad que capitulan ante la droga, y a través de qué etapas llega a contagiar, en seguida, a todo el cuerpo social.

En Francia, una comisión de estudios llegó, en este particular, a conclusiones también aceptadas, según consta, por otras entidades igualmente competentes. La droga penetra al comienzo en los círculos sociales refinados y en los medios artísticos. En una segunda etapa, alcanza a los medios universitarios y estudiantiles. Por fin, y más o menos simultáneamente, amenaza a todos los otros ambientes, inclusive a la clase trabajadora. Corresponde a los medios rurales la honra de mantenerse casi enteramente refractarios a la droga.

“La droga penetra al comienzo en los círculos sociales refinados y en los medios artísticos. En una segunda etapa, alcanza a los medios universitarios y estudiantiles. Por fin, y más o menos simultáneamente, amenaza a todos los otros ambientes, inclusive a la clase trabajadora”.

¿Por qué es esto así? ¿Por qué el campo es menos contaminable que la ciudad? ¿Por qué las clases refinadas o artísticas son más vulnerables que las estudiantiles? ¿Y por qué las estudiantiles lo son más que otros sectores sociales?

Estas cuestiones presentan un gran interés, pues una vez esclarecidas, no se estaría lejos de haber descubierto cuál es la verdadera génesis del vicio.

No pretendemos proponer aquí una solución simplista para un problema tan complejo. Deseamos simplemente exponer algunas observaciones que los resultados obtenidos por la comisión francesa nos sugieren.

Para esto, amable lector, permita usted que cambiemos de asunto, por algunos instantes.

*     *     *

¿Cómo se realiza habitualmente la implantación del comunismo en un país?

Al comienzo, la tarea no es tan complicada. En todas partes hay utopistas inconformes, que sueñan románticamente con revoluciones-panacea, capaces de transformar el mundo en un paraíso. Se sabe en qué pequeños círculos, en qué lugares de diversión, en qué librerías encontrar e incorporar en células comunistas, a los más activos y exaltados entre ellos.

Hay quienes postulan, erróneamente, que liberalizando las drogas nos convertiríamos por arte de magia en una sociedad más avanzada… Lo que ciertamente lograríamos sería volvernos una sociedad más degradada.

Más difícil es la tarea que viene después. ¿Cómo hacer partidarios del utopismo comunista (utópico aunque él mismo se presenta con el rótulo de “científico”) a los espíritus objetivos, sensatos, cordiales, que constituyen la gran mayoría de la población?

En tesis, la respuesta parece simple. Solamente hay que buscar en los ambientes menos favorecidos por la situación social o económica. Allí el número de descontentos —aunque no sean utópicos ni románticos— debe ser grande; y, por lo tanto, debe ser fácil el reclutamiento de prosélitos para el comunismo. Hecho este reclutamiento en una escala suficiente, será posible deflagrar la subversión de los pobres contra los ricos.

En 1959, Fidel Castro estaba de moda, cual Robin Hood del siglo XX; sin embargo, la implantación del comunismo en Cuba llevaría rápidamente a la isla-prisión a la más prolongada postración que registra su historia.

Todo esto en teoría. En la realidad, no es así que progresa el comunismo. Habitualmente, la inmensa mayoría de los obreros se muestra indiferente u hostil al discurso comunista. Y las primeras células de revolucionarios románticos permanecen encerradas en sí mismas, hasta que un bello día, en los círculos sociales snobs, a alguien se le ocurra decirse comunista. Rápidamente ese vanguardista encuentra algunos congéneres que, para atraer la atención sobre sí, también comienzan a jactarse de ser comunistas. A partir de ahí, las chispas se propagan con celeridad, de los snobs de la moda a los de la “intelligentsia”. A veces, la marcha del contagio es inversa. Son los snobs de la “intelligentsia” los que contagian a los de la moda.

“El snobismo aparece como uno de los más pujantes —o el más pujante tal vez— de los factores de expansión, tanto de la droga como del comunismo. Y el itinerario de uno y otro, en la contaminación de todo el cuerpo social, es la propia ruta del snobismo, rumbo a la extravagancia total”.

Por más innovadora que se diga la juventud, mucho de lo que en ella existe u ocurre es reflejo de las generaciones que le antecedieron. Entre los jóvenes universitarios también hay snobs de la moda y de la cultura. Viendo lo que ocurre con sus congéneres mayores, también en ellos comienza a crepitar el incendio comunista.

Como es natural, la atención de la mayor parte de la población está vuelta hacia los que representan el prestigio de la situación social, de la fortuna, de la inteligencia o de la juventud. No faltan medios de comunicación social que hacen creer a la multitud, que los
snobs de esas diversas categorías forman, no minorías exóticas y aisladas, sino la mayoría prestigiosa y dinámica de los respectivos ambientes.

El mal ejemplo arrastra fácilmente a las multitudes. De ese modo se propagan, entonces, por el cuerpo social, como por metástasis, los corpúsculos comunistas.

El ambiente más refractario a la proliferación comunista es el agrícola.

“Las modificaciones de la moda de hoy se hacen bajo el signo de la extravagancia. Y la extravagancia hacia la cual tienden es la conquista, por etapas siempre más osadas, del nudismo total”.

Y aquí queda la constatación, rica en material para la más diversas reflexiones: el itinerario del comunismo es idéntico al de la droga.

Esto fácilmente se explica. Comunismo y droga son procesos de descomposición. Ambos atacan la parte más frágil del organismo social, que es la más propensa a la extravagancia, a las sensaciones violentas o quintaesenciadas, a la evasión de la lógica, del sentido común y de la realidad.

“Corruptio optimi pessima” (“La corrupción de lo mejor es lo peor”). Nada mejor que las buenas élites. Por eso mismo, nada peor que las élites sofisticadas, deterioradas, divorciadas de la realidad y carentes del sentido del deber. Para ellas todo es objeto de exhibición y juego: las ideas, la moral y las tradiciones. En el centro de ese juego está el campeonato de las vanidades. Con tal que cada uno consiga exhibirse, estará contento. Y como el proceso más cómodo para exhibirse es ser extravagante, de ahí resulta la desenfrenada y triste carrera rumbo al disparate total. Cada uno en su género, el comunismo y la droga, son disparates totales. No es de extrañar que a ellos corran los más arrojados entre los snobs, llevando tras sí al caudal de sus seguidores.

Este juego —como todos los otros— trae sus riesgos. ¡Cuántos comienzan afirmándose comunistas sin serlo de hecho! Más a fuerza de decirse tales, acaban siéndolo. Como muchos que, cuando comienzan a usar drogas, lo hacen solo para mostrarse: pero acaban arrastrados por el vicio.

Es el triste destino de los que juegan con fuego, aunque sea por mero snobismo. “El que ama el peligro, en él perecerá” (Eclo 3, 26) dice el Espíritu Santo.

*     *     *

Dicho esto, el snobismo aparece como uno de los más pujantes —o el más pujante tal vez— de los factores de expansión, tanto de la droga como del comunismo. Y el itinerario de uno y otro, en la contaminación de todo el cuerpo social, es la propia ruta del snobismo, rumbo a la extravagancia total.

¿Exageramos? No lo creemos. Véase en otro campo el poder del snobismo y la fascinación que sobre este ejerce la extravagancia. Hablamos del nudismo. Todas las modificaciones de la moda de hoy se hacen bajo el signo de la extravagancia. Y la extravagancia hacia la cual tienden es la conquista, por etapas siempre más osadas, del nudismo total. Ahora bien, ¿quién sino el snobismo, arrastra a las multitudes en el camino, o mejor dicho, en el “descamino” de la moda?

*     *     *

No esperamos, sin embargo, que los especialistas en la materia, den el debido realce al factor snobismo. No es snob hablar de él… 2  

 

 

1. Según la definición del diccionario de la Real Academia Española (RAE) snob o esnob es la “persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos”. Snobismo o esnobismo: “cualidad de esnob”.

2. Publicado originalmente en la Folha de S. Paulo, el 9 de abril de 1972.



  




Artículos relacionados

Mensaje ocultista anticatólico en «El Código Da Vinci»
Los gloriosos orígenes del celibato eclesiástico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Funerales dignos de reyes
V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús (1515-2015)
Coca-Cola: Sabor de un enigma
Filial súplica al Papa ignoto
Tolerancia e intolerancia - III
El ocaso del darwinismo
Yo, obispo exorcista







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 233 / Mayo de 2021

Las glorias de María
Explicación de la Salve Regina

Coronación de la Virgen (detalle), Fra Filippo Lippi, 1467 – Pintura al fresco, catedral de Spoleto, Perugia (Italia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

12 de mayo

Santos Nereo, Aquileo y Pancracio - Mártires

+304, d.C. + Roma. "Todos los caminos conducen a Roma" dice un proverbio, y de Roma parten algunas de las más célebres vías del mundo, como las vías Ardeatina y Aurelia, sobre las cuales fueron sepultados los mártires Nereo, Aquileo y Pancracio. San Pancracio, un jovencito romano de sólo 14 años, fue martirizado bajo el reinado de Diocleciano (siglo IV), por declararse creyente y partidario de Nuestro Señor Jesucristo: es patrono de la Juventud de Acción Católica, y se le han dedicado iglesias y monasterios.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....