El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 57 > Tema “Fiestas y advocaciones universales de la Santísima Virgen”

Página Mariana  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Los Siete Dolores de María Santísima



«¿Habrá en el mundo un hombre tan duro de corazón que no se conmueva y ablande al oír el lamentable suceso de que la tierra fue un día teatro? Era una Madre noble por su nacimiento, santa entre todas por su pureza de vida, que tenía un solo Hijo, el más amable que se pueda imaginar, el más inocente, virtuoso y agraciado, que amaba a su Madre con toda la ternura de su corazón, hasta el punto de que, lejos de haberle dado el más pequeño disgusto, siempre le había manifestado sumo respeto, rendida obediencia y ciego amor; y esa Madre había puesto en este Hijo todo su amor. ¿Y qué sucedió después? Este Hijo por envidia de sus enemigos fue acusado falsamente, y aunque el juez conoció y confesó su inocencia, por no disgustarles le condenó a una muerte infame, como ellos la habían pedido. Esta pobre Madre tuvo que sufrir el dolor de verse arrebatar así injustamente a su Hijo en la flor de su juventud con un bárbaro suplicio, porque a fuerza de tormentos le hicieron morir desangrado ante sus ojos públicamente en un infame patíbulo» (San Alfonso María de Ligorio, Las Glorias de María, 2ª parte, Discurso IX).



Los siete dolores de María son:

1. Simeón profetiza a María la Pasión de Cristo

2. La huida a Egipto a causa de la persecución de Herodes

3. La pérdida del Niño Jesús en el Templo

4. El encuentro con Jesús camino al Calvario

5. La crucifixión de Nuestro Señor Jesucristo

6. La Virgen recibe al pie de la Cruz el cuerpo sin vida de su Divino Hijo

7. Jesús es colocado en el sepulcro





  




Artículos relacionados

Assumpta est Maria in Coelum - La Asunción: 15 de agosto
Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Una Hora de Gracia - Anunciación y Encarnación del Verbo de Dios
Nuestra Señora de Taggia
Anunciación y Encarnación del Verbo de Dios
La Virgen del Rosario
Refugio de los pecadores
La Natividad de la Santísima Virgen
La Inmaculada
La Natividad de María







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de setiembre

San Juan Masías, Confesor

+1645 Lima. Contemporáneo de San Martín de Porres, gloria del Perú y de la Orden de Predicadores como él. A diferencia de Martín que habitó el convento de Nuestra Señora del Rosario, Juan vivió en lo que en aquel entonces eran los arrabales de la ciudad, en la recoleta dominica de Lima(actual Plaza Francia). Fue modelo de todas las virtudes, particularmente en la obediencia y pureza.

Más información aquí.

San José de Cupertino, Confesor

+1663 Italia. Este hijo de San Francisco compensaba abundantemente en inocencia y simplicidad lo que le faltaba de dones naturales. Poco dotado de talentos, se llamaba a sí mismo Fray Asno. Pero su amor a Dios era tan intenso, que entraba en éxtasis a la vista de la menor de las manifestaciones divinas en las criaturas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....