El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 10 > Tema “Deberes y obligaciones del cristiano”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Cómo se explica que los católicos santifiquen el Domingo?


PREGUNTA


Dios santificó el sábado en el Antiguo Testamento, pero los católicos guardamos el Domingo. ¿Podría Ud. explicar por qué la Iglesia hizo esa alteración?


RESPUESTA


Vivimos en una época en que todo se resuelve o se instituye sólo por medio de leyes, decretos, resoluciones, constituciones, etc. Así, hasta podría pasar por la mente de alguien que, en determinado momento, después de constituida la Iglesia, San Pedro o alguno de sus sucesores haya emitido una norma substituyendo el sábado por el domingo, como el día que debe ser santificado por los católicos. Sin embargo, los hechos no ocurrieron así.

Como toda sociedad viva, la Iglesia, conducida por el Espíritu Santo, fue procediendo a esa substitución de modo muy natural y orgánico, sensible a las necesidades, a las costumbres y a los lugares, expandiéndose tal como un árbol abre sus ramas y sus hojas, venciendo o contorneando los obstáculos que aparecían.

El Santo Sacrificio de la Misa. Les Très Riches Heures du Duc de Berry, siglo XV — Museo Condé, Chantilly (Francia)

Habiendo Nuestro Señor Jesucristo resucitado el primer día de la semana (el día siguiente al sábado), y aparecido en ese mismo día por la tarde a los discípulos reunidos en el Cenáculo, y de nuevo ocho días después, para confirmar en la Fe al apóstol Santo Tomás, era natural que los primeros cristianos se reuniesen ese día de la semana a fin de conmemorar tan grandioso acontecimiento. Ese era el día de la Resurrección del Señor, día por lo tanto del Señor, en latín Dies Domini, de donde se originó la palabra Domingo. El precepto divino del “Sabbat” sucumbía junto con los rituales de la Ley Mosaica, y la Iglesia debía emanciparse de la Sinagoga.

Ese no fue, sin embargo, desde el comienzo un procedimiento absolutamente general. Lo prueba el hecho de que los Apóstoles, y en particular San Pablo, continuaron frecuentando las sinagogas–donde los judíos se reunían los sábados–, pero para anunciar en ellas a Jesucristo.

Es interesante notar cómo muchas instituciones de la Iglesia nacieron para marcar su oposición al mundo exterior —en este caso, al judaísmo hostil—, o a errores que se diseminaban en sus mismos ambientes internos.

Así, sólo con el paso del tiempo la celebración del Día del Señor el primer día de la semana, y ya no más el sábado, se fue generalizando y arraigando en la Iglesia por todas partes. Y la santificación de ese día era de tal manera concebida como una obligación de conciencia por los fieles, que sólo desde el siglo IV en adelante la Iglesia vio la necesidad de prescribirla como norma eclesiástica, justamente cuando el primitivo fervor comenzaba a decaer. Por ejemplo, en el Concilio de Elvira, del año 300, se establecen consecuencias punitivas para los fieles, después de tres ausencias a la Iglesia en día Domingo. A esto siguieron otros decretos de concilios particulares, y sólo en el siglo XX el Código de Derecho Canónico de 1917 compiló por primera vez esa tradición en una ley universal, hoy corporificada en el Mandamiento de la Iglesia: “oír misa entera los domingos y demás fiestas de precepto”. Lo cual se aplica a todos los fieles, con las excepciones obvias por razones superiores o de sentido común.

¡Cómo estamos lejos de la idea —común en nuestros días— de que todo comienza con un decreto... !     





  




Artículos relacionados

El enamoramiento cristiano y la virtud de la castidad dentro del matrimonio
Cómo obtener el perdón de numerosos pecados
La norma del descanso dominical y los que necesitan trabajar en domingo
Divorcio: violación de la ley divina; licitud de separación sin nueva unión
Islam, control de la natalidad y paternidad responsable
¿Cómo debemos tratar a los criminales?
Verdadera caridad y mera filantropía según San Pablo
¿Cómo llevar una vida santa?
Perdón, mansedumbre y legítima defensa
La malignidad del mundo y la actuación del demonio







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de setiembre

San Juan Masías, Confesor

+1645 Lima. Contemporáneo de San Martín de Porres, gloria del Perú y de la Orden de Predicadores como él. A diferencia de Martín que habitó el convento de Nuestra Señora del Rosario, Juan vivió en lo que en aquel entonces eran los arrabales de la ciudad, en la recoleta dominica de Lima(actual Plaza Francia). Fue modelo de todas las virtudes, particularmente en la obediencia y pureza.

Más información aquí.

San José de Cupertino, Confesor

+1663 Italia. Este hijo de San Francisco compensaba abundantemente en inocencia y simplicidad lo que le faltaba de dones naturales. Poco dotado de talentos, se llamaba a sí mismo Fray Asno. Pero su amor a Dios era tan intenso, que entraba en éxtasis a la vista de la menor de las manifestaciones divinas en las criaturas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....