El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 89 > Tema “Múltiples expresiones de la devoción mariana”

Página Mariana  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Recen el rosario todos los días


Oscar Vidal


Nuestra Señora le entrega el Santo Rosario a Santo Domingo de Guzmán

El rezo del Santo Rosario fue enseñado por la propia Madre de Dios a Santo Domingo de Guzmán, en 1214. Mediante esta devoción, él alcanzó prodigiosas victorias y estupendas gracias para su época. A lo largo de los siglos, la Providencia ha obrado maravillas por medio de esta incomparable arma espiritual.

En Fátima, el día 13 de octubre de 1917, fecha de la última de las apariciones a los tres pastorcitos, la Santísima Virgen insistió: “Recen el rosario todos los días”. Sin embargo, pese a la importancia de tal pedido, los adeptos del progresismo menosprecian esta práctica de piedad mariana. A falta de argumentos convincentes, alegan que el rezo del Rosario es una “devoción anticuada”, del tiempo de las congregaciones marianas, de las procesiones solemnes, de las Misas en latín, del uso de la mantilla en las iglesias, etc. Dígase de paso, excelentes formas de devoción, muchas de las cuales están regresando.

Los débiles alegatos enunciados, lejos de desanimarnos, nos proporcionan nuevos motivos para empeñarnos aún más en la devoción al Rosario. ¿Cómo no recurrir a un medio tan poderoso de salvación eterna?

“El resurgimiento del Rosario”

Sobre el crecimiento de la apetencia por el rezo del Santo Rosario, el “National Catholic Register” de los EE. UU. publicó a fines de diciembre, datos sumamente reveladores, en un artículo de Tom McFeely titulado El resurgimiento del Rosario:

“El rezo del rosario fue ampliamente ridiculizado por los autodenominados católicos progresistas, durante los años que inmediatamente siguieron al Concilio Vaticano II.

“Según tales críticos, el Rosario era una reliquia anacrónica y sin sentido, de una era arcaica de la fe católica. Pero las personas que rezan el Rosario con regularidad siempre supieron que tal crítica es completamente infundada.

“Según resultados de las consultas en internet, a través del buscador Google, los laicos católicos alrededor del mundo parecen concordar en esto. El blog San Roberto Belarmino informó que ‘Google Adwords Analytic Tool estima que más de un millón y medio de búsquedas mensuales incluyen el término rosario’.

“El blog católico comenta esta gran búsqueda del Rosario en Google: ‘Esta tendencia choca a muchos, una vez que en los años 60 presenciaron un fuerte impulso para que la Iglesia sea más moderna, y veían esta devoción anticuada como cosa del pasado’. Observa además que el mayor número de búsquedas del término ‘Rosario’, ocurre en octubre, mes en que la Iglesia se dedica de modo especial a su difusión”.     





  




Artículos relacionados

El Retrato de María
La incomparable fe de la Virgen María
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Dios nos dio una Madre incomparable
¿Por qué celebrar los dolores de María?
La Santísima Virgen y el sufrimiento
Dolores y alegrías se entrelazaron continuamente en la vida de la Madre de
La salvación del mundo por medio de las oraciones de María Santísima
Nuestra Señora, modelo de confianza
Spes nostra salve







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de octubre

San Antonio María Claret, Obispo y Confesor

+1870 + Fontfroide - Francia. Incansable misionero, quería salvar al mundo con sus predicaciones, Arzobispo de Cuba, profetizó castigos para aquella isla. Fundó la Congregación Misionera de los Hijos del Corazón Inmaculado de María. Confesor y consejero de la reina Isabel II, de España, influyó para la elección de obispos dignos que fueron después "la guardia personal del Papa" en el Concilio Vaticano I, en el cual ejerció papel preponderante.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....