El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 119 > Tema “Eternidad”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Avisos celestiales

PREGUNTA

¿Quisiera saber cómo una persona puede reconocer cuándo la Virgen le hace una comunicación. ¿Algo le sucede por medio de la Medalla Milagrosa que ella usa? ¿O la Virgen se le aparece? Tengo mucha curiosidad… Si me pudiesen ayudar, les agradecería.


RESPUESTA

La Santísima Virgen habla con San Bernardo de Claraval. Gran devoto suyo, proclamó sus glorias en sus escritos.


Más allá de las revelaciones particulares citadas en la respuesta anterior existen también las locuciones interiores que el Espíritu Santo pronuncia en lo recóndito de las almas. En caso de que se trate de un alma buena y recta, que la Santísima Virgen quiere atraer a una mayor santificación personal, Ella pide al Espíritu Santo como Esposa, que hable al interior de esas almas. No hay ningún inconveniente teológico en decir que Nuestra Señora es quien habla al interior de nuestras almas.

¿Cómo reconocer que la procedencia de esa locución interior es de la Virgen Madre de Dios? Es muy simple: si esa locución nos lleva a un sentimiento más humilde de nosotros mismos y a la práctica generosa de la virtud o de cualquier forma de bien, podemos estar seguros de que es la Santísima Virgen quien está hablando. No es nece­sario­ que la Virgen María se nos aparezca y hable visiblemente con nosotros. Ella puede­ hablar al interior de nuestras almas, como ya fue explicado.

Pero si esa voz nos lleva a cualquier forma de vanagloria, cuidado: ¡puede ser el demonio queriendo sugerirnos la idea de que poseemos un grado de santidad que no alcanzamos!

Con esos cuidados debidamente tomados, estemos atentos a la voz de la Santísima Virgen y tengamos la docilidad de ponerla en práctica, según la palabra de la Escritura: “Si escuchéis hoy su voz, no endurezcáis el corazón” (Sal 95, 8).

Ahora bien, la mejor respuesta que podemos dar a Nuestra Señora es ser muy devotos de Ella, pensar en Ella frecuentemente, hablar interiormente con Ella muchas veces. Es el consejo de oro que San Luis Grignion de Montfort presenta en el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, nº 166, y que transmito aquí a la apreciada consultante.     





  




Artículos relacionados

¿Existe el Purgatorio?
Cómo serán los cuerpos después de la resurrección de los muertos
¿Cómo será el fin de los tiempos?
¿Qué sentido tiene la vida presente frente a la muerte?
¿El infierno está vacío?
En realidad, las pasiones no son ni buenas ni malas
Apocalipsis, internet y fin de los tiempos
¿El tiempo en la tierra y en el purgatorio corren paralelamente?
¿Cómo será la vida después de la muerte?
Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

10 de agosto

San Lorenzo Diácono, Mártir.

+Siglo III Roma. Español de origen, fue el primero de los Siete Diáconos de Roma. El Papa San Sixto II le confió la administración de los bienes de la Iglesia. Negándose a entregar al prefecto de la ciudad esos bienes después del martirio de aquel Papa, fue cruelmente asado a fuego lento en una parrilla. Es uno de los más famosos mártires de la Ciudad Eterna, que le dedicó varias iglesias.



San Deodato, Confesor

+Siglo VI Roma. Era zapatero. “Según San Gregorio Magno, él distribuía durante el sábado todo cuanto había ganado en la semana precedente” (del Martirologio).



San Hugo de Montagú, Confesor

+1135 Francia. Monje de Cluny, fue electo Abad de San Germano de Auxerre, y después obispo de esa ciudad. Notable por su celo y fe, favoreció la naciente Orden del Císter.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....