El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 130 > Tema “Confesores de la Fe”

Vidas de Santos  [+]  Versión Imprimible

Página: 2 de 2

AbcAbcAbc

San Pedro de Alcántara

Sustentáculo de Santa Teresa de Jesús

La madre Teresa de Jesús estaba en la mayor desolación. Degustando los más elevados fenómenos de la vida mística, no era comprendida por sus directores, ni hermanas de hábito, ni por el pueblo en general, porque en la España del siglo XVI el tema religioso era felizmente de interés general. Alertada por todo el mundo, tenía temor de estar siendo víctima de ilusiones y juguete del demonio.

Entre tanto, fray Pedro de Alcántara tuvo que ir a Ávila. En las primeras palabras intercambiadas con la carmelita, no sólo confirmó el origen divino de sus apariciones sino que la incentivó a desplegar las velas a la acción del divino Espíritu Santo.

Cuando la santa enfrentó la más terrible oposición a su proyecto de reforma, él fue su gran aliado, allanando los obstáculos y llevándola a la victoria.

Entre los dos santos se estableció una amistad divina, que no terminó con la muerte de fray Pedro, profetizada por ella un año antes.

“Le he visto muchas veces con grandísima gloria”, escribe Santa Teresa. Y “ha sido el Señor servido yo tenga más ayuda de él que en vida”.

Una afirmación que es un incentivo para que seamos más devotos de este gran santo: “Me dijo una vez el Señor que no le pedirían cosa en su nombre que no la oyese. Muchas que le he encomendado pida [por mí] al Señor, las he visto cumplidas”.5

¡Bendita penitencia que me valió tan grande gloria!

Hacía tiempo que fray Pedro de Alcántara vivía prácticamente de milagro, consumido por las penitencias, ayunos y trabajos. Devorado por una fiebre y contrariando sus hábitos, aceptó un asno para ir hasta Ávila en socorro de la Madre Teresa, que encontraba nuevas dificultades para la fundación del su primer monasterio reformado.

La Aparición de San Pedro de Alcántara a Santa Teresa de Jesús

Con un compañero, pararon cerca de una hospedería. Con todas las incomodidades de la fiebre, el santo se estiró en el suelo, colocando el manto doblado sobre una piedra para servirle de almohada. En eso surgió la hospedera, injuriándolos a gritos porque el asno entró en su huerta, devorando algunas coles. Viendo que el fraile se mostraba insensible a las injurias, la airada mujer le jaló el manto colocado debajo de la cabeza. Ésta golpeó violentamente en la piedra, causando profunda herida.

Mal momento escogió la mujer, pues en ese instante llegó un hidalgo para encontrarse con fray Pedro, de quien tenía un concepto de verdadero santo. Viéndole con la cabeza sangrando, se indignó contra la perversa, ordenando incontinenti a sus hombres que prendiesen fuego a la hospedería y pasasen por la espada a sus moradores. Fue necesario que fray Pedro usase de todo su don de persuasión para evitar la catástrofe.

Sintiendo que su fin llegaba, fray Pedro pidió que lo llevasen al convento de Arenas, donde saludó a la muerte con el salmo: “Me llena de alegría el saber que voy a la casa del Señor”. Asistido por Nuestra Señora y San Juan Evangelista, entregó su bella alma a Dios el día 18 de octubre de 1562, a los 63 años.

“¡Y qué bueno nos le llevó Dios ahora en el bendito fray Pedro de Alcántara!”, exclamó Santa Teresa. “No está ya el mundo para sufrir tanta perfección”.6

Gregorio XV lo beatificó en 1622, y Clemente IX lo elevó a la honra de los altares en 1669.


Notas.-

1. Fray Stefano Giuseppe Piat  O.F.M., San Pedro de Alcántara, Patrono del Brasil, Editora Vozes, Petrópolis, 1962, p. 13. Los trechos que vienen entre comillas y sin citación, corresponden de esta obra.
2. Fray Justo Pérez de Urbel  O.S.B., Año Cristiano, Ediciones Fax, Madrid, 3ª edición, 1945, t. IV, p. 148.
3. Santa Teresa de Jesús, Libro de la Vida, Monte Carmelo, Burgos, 1999, p. 295.
4. Les Petits Bollandistes, Vies des Saints, d’après le P. Giry, por Mgr. Paul Guérin, Bloud et Barral, París, 1882, t. XII, p. 461.
5. Santa Teresa de Jesús, op. cit., p. 296.
6. Idem. ibid., p. 294.



Página Anterior Página Anterior (1/2)   




Artículos relacionados

San Paulino de Nola
San Ruperto de Salzburgo
San Odilón
San Antonio Abad
San Francisco Javier - Apóstol del Oriente y taumaturgo
San Leandro de Sevilla
San Félix de Cantalicio
San Patricio
San Felipe Neri
San Ladislao







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de octubre

San Lucas Evangelista, Mártir

++ Siglo I Patras - Acaya. Médico de Antioquía convertido por San Pablo. Autor del III Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles. Es célebre un cuadro de Nuestra Señora que él habría pintado. Aunque no se tengan datos concretos, a respecto de su muerte, una tradición autorizada afirma que sufrió el martirio junto al apóstol San Andrés en Patras, provincia romana de Acaya.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....