El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 134

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Marihuana: quemando el propio IQ


En la era del “embrutecimiento programado”: El consumo de marihuana desploma el coeficiente intelectual (IQ) de los adolescentes


Fumar regularmente marihuana en la adolescencia provoca una disminución irreversible de las capacidades intelectuales, reveló un estudio publicado por la revista científica “Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America” citado por el periódico parisino “Le Monde”.

Dirigida por Terrie Moffitt y Avshalom Caspi, psicólogos de la Universidad de Duke (Carolina del Norte, EE. UU.) y del Instituto de Psiquiatría del Kings College (Inglaterra), la investigación observó y examinó a mil neozelandeses durante un período de 25 años.

El estudio comparó el coeficiente intelectual (IQ) de los que se iniciaron en la marihuana a los 13 años, y el mismo a los 38 años de edad.

La condición requería que hubiesen sido consumidores habituales por un período no menor a 20 años.

Se pensaba que el IQ permanecía estable, sin embargo, el estudio verificó una caída de 8 puntos entre los consumidores con relación a los no consumidores.

“Es sabido que el IQ es un factor determinante para ingresar a la universidad, para la obtención de empleo, para el rendimiento en el trabajo y para mejorar el salario durante el resto de la vida”, explicó Madeline Hogan Meier, una de las especialistas responsables por el estudio.

Cree que está haciendo algo genial, sin embargo, está destruyendo su inteligencia y su futuro


Alguien que pierde ocho puntos del coeficiente de inteligencia en su juventud se va a encontrar en desventaja con relación a sus compañeros de la misma edad en numerosos momentos decisivos de la vida, y continuará así durante largos años, añadió.

Según el estudio, los consumidores de marihuana también demostraron debilitamiento de la memoria, falta de concentración y de agilidad de espíritu.

Aquellos que disminuyeron el consumo un año antes de ser analizados por segunda vez no presentaron resultados mejores que los no fumantes. El daño ya estaba hecho.

No obstante, los que cayeron en la adicción siendo adultos, sufrieron una menor pérdida intelectual. “La adolescencia es un período muy sensible para el desarrollo del cerebro”, escribió Meier.

El uso de sustancias que actúan directamente sobre las funciones mentales “puede perturbar el proceso cerebral normal” de los jóvenes, explicó.

Los daños provocados por el consumo de marihuana ya eran bastante conocidos, pero este estudio a largo plazo profundizó los conocimientos y la gravedad reconocida científicamente a este vicio.

Se comprende, pues, por qué ciertas corrientes político-ideológicas anticristianas, propugnan la liberalización de las llamadas “drogas blandas” como la marihuana. Se trata de una estrategia que el profesor Plinio Corrêa de Oliveira llamaba “embrutecimiento programado”, una degradación mental inducida, para avasallar a un país o a una sociedad promoviendo el vicio de la droga como instrumento de conquista: es decir, envilecer para después esclavizar. 



  




Artículos relacionados

¡Los videojuegos envician!
En Francia, creciente oposición al aborto
Consejos de la Santísima Virgen para formar a los jóvenes
La indispensable presencia materna junto a los hijos
Eutanasia para recién nacidos
La muerte de un símbolo
La revolución sexual destruye la familia - I
El monstruoso y fracasado experimento de los gemelos Reimer
Marihuana: perjuicios comprobados
Dos mundos, el de ayer y el de hoy







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de octubre

San Ignacio, Obispo, Confesor

+877 + Siria. Hijo del emperador Miguel, se tornó monje a los 14 años y después abad, fundando tres monasterios. Patriarca de Antioquía.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....