Todo sobre Fátima
Tesoros de la Fe Donaciones Tienda
Tienda
¿El coronavirus es un castigo divino? La pandemia y los grandes horizontes de Fátima Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa En la lucha contra el jefe del orgullo sigamos al Príncipe San Miguel La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes La devoción al Inmaculado Corazón de María El Jardín de Picpus La gracia de Fátima actuando en Ucrania Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada La crucifixión y muerte de Jesucristo Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros Navidad
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×

Letanías reparadoras al
Inmaculado Corazón de María


¡Oh María nuestra dulcísima!, permite que nosotros tus devotos hijos, unidos en un solo pensamiento de veneración y amor, podamos reparar las horrendas ofensas que cometen contra Ti tantos pobres infelices, que no conocen el paraíso de bondad y misericordia de tu Corazón maternal.

(A cada invocación se responde: queremos consolarte, oh Señora)

 

¡Oh Madre santa dulcísima!, que en el heroísmo de tu amor maternal, al pie de la cruz, rogaste por aquellos que cruelmente martirizaban tan atrozmente a tu amado Hijo Jesús y desgarraban tu Corazón tiernísimo, ten piedad de todos los desventurados e indignos que te ofenden; haz que ellos también puedan ser acogidos en tu seno maternal, purificados por tus lágrimas benditas, y admitidos a gozar los frutos abundantes de tu maternal misericordia. Amén.