El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 159

Actualidad  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús (1515-2015)

Santa Teresa de Jesús

Monasterio de San José de Ávila

Oración para pedir remedio a las necesidades de la Iglesia

PADRE SANTO que estás en los cielos: no sois Vos desagradecido para que piense yo que dejaréis de hacer lo que os suplicamos para la honra de vuestro Hijo.

No por nosotros, Señor, que no lo merecemos, sino por la Sangre de vuestro Hijo y por sus merecimientos, y los de su Madre gloriosa, y los de tantos mártires y santos que murieron por Vos.

¡Oh Padre eterno! Ved que no se pueden olvidar tantos azotes e injurias y tan gravísimos tormentos. Pues, Creador mío, ¿cómo pueden entrañas tan amorosas como las vuestras sufrir que sea tenido en tan poca cuenta lo que se hizo con tan ardiente amor de vuestro Hijo?

El mundo está ardiendo, quieren volver a sentenciar a Cristo; pretenden demoler su Iglesia: desmantelados los templos, perdidas tantas almas, abolidos los sacramentos.

Pues ¿qué es esto, mi Señor y mi Dios? O dad fin al mundo, o remediad tan gravísimos males, que no hay corazón que lo sufra, aún los nuestros que somos tan ruines.

Os suplico, pues, Padre Eterno, que no lo sufráis ya Vos: atajad ese fuego, Señor, pues si queréis, podéis; algún medio existe, Señor mio; póngale vuestra Majestad.

Tened pena de tantas almas que se pierden, y favoreced a vuestra Iglesia. No permitáis más daños en la Cristiandad.

Señor, dad ya luz a estas tinieblas. ¡Ya Señor; ya Señor! ¡Haced que sosiegue este mar! ¡No ande siempre en tanta tempestad esta nave de la Iglesia, y salvadnos, Señor mío, que perecemos!

Anécdota de la vida de Santa Teresa de Jesús

CUENTA LA TRADICIÓN, que subiendo un cierto día por las escaleras del Monasterio de La Encarnación en Ávila, Santa Teresa de Jesús tropezó con un hermoso Niño. Sorprendida al ver a un pequeño dentro de la clausura del convento, le preguntó:

—"¿Y tú quién eres?"

El niño le replicó a su vez con otra pregunta:

—"¿Y quién eres tú?".

La Madre respondió:

—"Yo, Teresa de Jesús".

A lo que el niño, sonriendo, le repuso:

—"Pues yo soy Jesús de Teresa".

Nada te turbe, nada te espante…

NADA TE TURBE, Nada te espante, Todo se pasa, Dios no se muda.

La paciencia Todo lo alcanza; Quien a Dios tiene Nada le falta: Solo Dios basta.

Eleva el pensamiento, Al cielo sube, Por nada te acongojes, Nada te turbe.

A Jesucristo sigue Con pecho grande, Y, venga lo que venga, Nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana; Nada tiene de estable, Todo se pasa.

Aspira a lo celeste, Que siempre dura; Fiel y rico en promesas, Dios no se muda.

Ámala cual merece Bondad inmensa; Pero no hay amor fino Sin la paciencia.

Confianza y fe viva Mantenga el alma, Que quien cree y espera Todo lo alcanza.

Del infierno acosado Aunque se viere, Burlará sus furores Quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos, Cruces, desgracias; Siendo Dios su tesoro, Nada le falta.

Id, pues, bienes del mundo; Id, dichas vanas; Aunque todo lo pierda, Solo Dios basta.



  




Artículos relacionados

Sandy y la Virgen Milagrosa
Filial súplica al Papa ignoto
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Cruzado del Siglo Veinte: Plinio Corrêa de Oliveira
De una Gloriosa Tradición al Espíritu de Cruzada
El Islam, según Don Bosco
El pan nuestro de cada día
La cárcel de San Pedro y el triunfo de la Iglesia
Tolerancia e intolerancia - III
Solo es camembert si es elaborado según la tradición




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes



 



Tesoros de la Fe


Nº 207 / Marzo de 2019

Los sueños de San José
Nexo entre el Antiguo y el Nuevo Testam

El Sueño de San José, Philippe de Champaigne, c. 1642-43 – Óleo sobre lienzo, The National Gallery, Londres



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de marzo

San Anselmo de Lucca, Obispo

+1086 + Lucca. Sobrino del Papa Alejandro II, se retiró de su diócesis de Lucca para tornarse monje benedictino. San Gregorio VII lo llamó de vuelta a aquella sede episcopal, donde intentó reformar a los canónigos relajados, que se rebelaron. El Papa los excomulgó. Con el apoyo del emperador, los rebelados expulsaron a San Anselmo de la ciudad.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....