El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 50 > Tema “Más sobre Fátima”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Grandiosa procesión y consagración de Lisboa a la Virgen de Fátima



En una impresionante manifestación de fe, medio millón de personas acompañaron por las calles a la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, venida de la capilla de las apariciones para la consagración de la capital portuguesa


José Carlos Sepúlveda da Fonseca


Fátima continúa ocupando un papel central en el desarrollo de los grandes acontecimientos mundiales. Incluso puede afirmarse que ese papel es creciente en los espíritus, a pesar de que muchos hayan pronosticado —¡cuán equivocadamente!— que las apariciones y el mensaje de Nuestra Señora constituían un ciclo histórico concluido y, por lo tanto, consagrado al olvido paulatino.

Las revelaciones y advertencias proféticas confiadas por la Madre de Dios a los tres pastorcitos, en el remoto año de 1917, acerca de los errores y de los factores de disgregación de la sociedad y de las naciones; la predicción de las probaciones que se abatirían sobre la Iglesia y los justos; los pedidos de enmienda y de reavivar el fervor religioso; el anuncio de los castigos que se sucederían en la eventualidad de que se rehusara atender tales pedidos; y, por fin, la promesa del triunfo del Inmaculado Corazón de María, marcaron de modo indeleble la historia del siglo XX. ¡Pero no sólo de él! Continúan marcando decisivamente este siglo nuestro.

Fátima: llave de los acontecimientos modernos

En el fondo de la mentalidad de una inmensa parte de nuestros contemporáneos, el mensaje de Fátima —a pesar de ser silenciado— fue haciendo su camino; y hoy, incluso entre personas que afirman no tener fe, son muchos los que perciben que la llave de los acontecimientos modernos se encuentra en las palabras de la Madre de Dios.

Nuestra Señora de Fátima continúa llamando a la conversión y a la piedad, en el fondo de las almas. Y aquellos que, en número creciente, van manifestando desconcierto, extrañeza y oposición a los factores de caos y disgregación moral y material de la sociedad y –¡oh! dolor– hasta de la Santa Iglesia, buscan en Nuestra Señora de Fátima protección y refugio seguro para sus almas y procuran, a través de su mensaje, descifrar el enigmático y, a veces, disparatado curso de los acontecimientos.

El cortejo pasa por la Plaza del Marqués

Procesión en la Avenida de la Libertad

La entusiasmante consagración de Lisboa a Nuestra Señora

Recientemente, la Virgen quiso de nuevo manifestar, de manera incontestable, que Ella es la Reina de los corazones, la Reina de la historia humana. Y, una vez más, lo hizo en Portugal, país que escogió para revelar su mensaje.

Lisboa asistió a una impresionante manifestación de fe y devoción en torno a la imagen de Nuestra Señora de Fátima, venida de la capilla de las apariciones. Tal imagen, que sólo excepcionalmente sale del Santuario de Fátima (hasta hoy lo hizo apenas nueve veces), estuvo en la capital portuguesa para la solemne consagración de la ciudad a la María Santísima, por ocasión de un Congreso Internacional para la Nueva Evangelización.

Por las principales arterias del centro de Lisboa, al inicio de la fría y lluviosa noche del sábado 12 de noviembre, empuñando velas, entonando cánticos y rezando el rosario, una multitud de más de medio millón de personas, para sorpresa de muchos, acompañó a la imagen —que portaba la preciosa corona ofrecida por las mujeres de Portugal— durante la procesión de las velas que precedió la consagración a la Santísima Virgen.

“Inédito, grandioso, elevado y regenerador”

El impacto de tal manifestación y el ambiente de intensa piedad allí vivido trasparece en un artículo estampado en las páginas de uno de los principales diarios portugueses, del cual nos permitimos transcribir algunos trechos:

“Son impresionantes, para un católico, pero igualmente para cualquier otro ciudadano de otra religión, o ateo, o simplemente desatento, las imágenes de fe que llevaron a cientos de miles de personas a acompañar la imagen de Nuestra Señora de Fátima por las calles de Lisboa.

“No es vulgar, ni común, en país alguno, que una procesión, en una capital despoblada, al final de la tarde, con un tiempo poco agradable, reúna tantos fieles, hombres de la Iglesia, católicos serenos o apartados de las iglesias y de los rituales dominicales, para seguir con fe y evidente creencia la manifestación que dio lugar a la consagración de la ciudad a Nuestra Señora. Y las imágenes mostraron personas de todas las edades, jóvenes y ancianos, de clases distintas, de razas diferentes, pero todos unidos por la misma devoción. [...]

“Fue inédito, grandioso, elevado y regenerador, particularmente en un momento del País y de los portugueses en que nada da esperanza, en que el futuro es una incógnita y en que las dificultades se acumulan. [...]

“Nuestra Señora de Fátima esta vez descendió a la capital y produjo el milagro de juntar a más fieles de lo que, eventualmente, alguna vez se concentraron en Fátima. [...] Lisboa fue un santuario improvisado, repleto, mostrando que tiene una fe inconmovible en la Iglesia Católica Romana y en la Madre de Cristo. Cállense, por un momento, los que creían lo contrario, y que en su pesimismo agnóstico y militante intentaban reducir a la Iglesia a un bastión obsoleto y sin futuro” (Luis Delgado, A força de Fátima, “Diario de Noticias”, 14-11-05).

*     *     *

Resta apenas una indagación: ¿Por qué los peruanos no tuvieron la oportunidad de tomar conocimiento, a través de los medios de prensa, de esa trascendente manifestación de fe, cuando hoy cualquier banalidad ocurrida en un lejano lugar es prontamente noticiada?     





  




Artículos relacionados

Fátima en una visión de conjunto
Apariciones del Ángel de Portugal
La rotación del Sol y la liberación de Austria
La sacralización del Orden Temporal: Misión específica de los laicos
No endurezcamos nuestros corazones a la voz de Fátima
Los resplandores sacrales de la aurora del Reino de María
En Lima, la Virgen del prodigioso llanto
Fátima, entre la guerra y la paz
La muerte de la Hermana Lucía y la realización de las promesas de Fátima
Las Apariciones del Ángel de Fátima




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 213 / Septiembre de 2019

Exaltación de la Santa Cruz
¡Con este signo vencerás!

Vista de la ciudad de Antigua Guatemala desde el Cerro de la Cruz, al fondo el Volcán de Agua



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

21 de setiembre

San Mateo, Apóstol y Evangelista.

+siglo I Antioquía. Dejó su mesa de recaudador de impuestos en Cafarnaún, cuando Nuestro Señor, mirándolo, le dijo simplemente: Sígueme. Fue el primero que, por inspiración divina, escribió el Evangelio. Según la Tradición, fue martirizado en Antioquía o en Etiopía, donde habría instituido un convento de vírgenes.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....