El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 66 > Tema “Piedad Cristiana”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Qué viene a ser el sufragio por los difuntos?


PREGUNTA

En un artículo anterior Ud. trata de la cuestión del sufragio con relación a los difuntos. ¿Qué viene a ser propiamente un sufragio?



RESPUESTA

Sufragio es sinónimo de ayuda, favor, socorro, etc.

Gracias a la maravillosa realidad de la Comunión de los Santos —lazo que une indisociablemente a los miembros de la Iglesia militante, purgante y triunfante en un solo Cuerpo— todos los que están en estado de gracia, ya sea en la tierra, en el Cielo o en el Purgatorio, pueden satisfacer o interceder unos por los otros, con oraciones, ofrecimientos de comuniones, sacrificios, buenas obras, etc. Los que están en esta tierra, por encima de todo mediante la celebración o asistencia a la Santa Misa.

Esas oraciones, sacrificios y buenas obras que nosotros ofrecemos por alguien, se llaman sufragios. El término sufragio, se usa especialmente con relación a las almas del Purgatorio, que padecen por las faltas cometidas en vida, pero por las cuales no hicieron suficiente penitencia en esta tierra, aún cuando ya fueron perdonadas. Nosotros podemos ayudar a esas almas sufragando, es decir, rezando, pero sobre todo mandando celebrar misas en sufragio (en auxilio) suyo, para que puedan subir más deprisa al Cielo.

Se trata de un excelente acto de caridad y las almas santas, a su vez, suplican a Dios que nos retribuya por ese acto de amor fraterno. O también, el mismo Dios, viendo nuestra caridad fraterna nos concede nuevas gracias y auxilios.     





  




Artículos relacionados

¿Qué quiere decir: «A ti clamamos los desterrados hijos de Eva?»
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
¿Es malo pedir algún favor a los santos?
¿Qué hacer con un objeto sagrado o un texto religioso muy deteriorado?
¿Somos idólatras?, ¿estamos cayendo en la idolatría?
La Mediación y el Cuerpo Místico de Cristo
¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben?
El Escapulario de la Virgen del Carmen
¿Cuál es el papel de los santos en la oración?
El ayuno, la mortificación corporal, la oración y la comunión frecuente




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de agosto

San Luis IX Rey de Francia, Confesor

+1270 Túnez - Africa. Fue modelo de estadista y de administrador cristiano. Emprendió con gran fervor las dos últimas cruzadas, muriendo de peste en la segunda. Devotísimo de la Sagrada Pasión, hizo construir la famosa Saint Chapelle, relicario de piedra y vitrales, para abrigar la corona de espinas del Salvador.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....