El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 95 > Tema “La Familia”

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Afecto, educación y ejemplo: deberes de los padres


En el torbellino de la profunda crisis que en los días actuales devasta impetuosamente la institución de la familia, nada mejor que reportarnos a los principios fundamentales de la moral católica tradicional. Respetándolos, florecerá la civilización plena; transgrediéndolos, lo que aún queda de civilización cristiana en nuestros días acabará por extinguirse.


Ofrecemos a continuación, para reflexión de nuestros apreciados lectores, algunos trechos extraídos del famoso Manual de Instrucción Religiosa del autor francés A. Boulenger, el cual trata, en la sexta lección, del cuarto mandamiento de la Ley de Dios: Honrar padre y madre.

Los deberes de los padres hacia sus hijos son:

1. Afecto

No será necesario insistir mucho en esta obligación primordial, pues Dios hizo el corazón del padre y de la madre, un tesoro de amor, un relicario de ternura. Este sentimiento, sin embargo, sería ciego y nefasto, si idolatrase todo en los hijos, inclusive las faltas, los defectos. El amor de los padres debe ser, al contrario, esclarecido e inteligente, es decir:

Los bienaventurados esposos Louis Martin y Zèlie Guérin, padres ejemplares de Santa Teresita del Niño Jesús, fueron beatificados el día 18 de octubre del 2008 en la Basílica de Lisieux

a) sin debilidad. No se conceda, a los hijos, lo que por ventura fuese perjudicial a sus verdaderos intereses. Demasiados cariños, exagerada sensibilidad serían culpables, y traerían consecuencias desastrosas. Quien sabe amar, sabe castigar, es un proverbio verificado siempre;

b) sin egoísmo. La meta de los padres, el blanco de todos sus anhelos y esfuerzos, debe ser el aprovechamiento, el bien y la felicidad de los hijos, y no ventajas propias;

c) sin predilecciones. El amor de los padres no puede hacer diferencias. El mismo para todos. Las preferencias, que se manifestasen a favor de éste o de aquel, provocarían envidia, disgusto, rabia en los otros, y así entraría en la familia la malquerencia, la discordia.

2. Educación

La educación tiene un doble objeto: cuerpo y alma. Su fin es desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales del niño:

a) Los padres tienen la obligación de proporcionar a sus hijos la subsistencia material. Es un deber que se impone ya en el amanecer de la existencia del niño. Caben a la madre los primeros desvelos. Ella es quien primero ha de alimentar al bebe. Y no puede fallar a su providencial misión. No puede, sin motivo ponderoso, eludirse al papel esencial de la maternidad: criar, ella misma, a la prole. Cuando sea mayorcito, será el padre, más particularmente el indicado para proveer el sustento material de la familia. O mejor, padre y madre han de conjugar sus labores, cada uno en la esfera de su actividad, para suministrar a los hijos lo que precisan, en cuanto al alimento y a la ropa, según las exigencias de su posición social y las posibilidades de su situación.

b) Es preciso, por lo demás, que velen por el desarrollo de las fuerzas corporales de sus hijos, estimulándolos a participar por eso, de ejercicios físicos en armonía con la edad: la salud del cuerpo es, en efecto, poderoso factor de salud del alma (mens sana in corpore sano). Robustecer los elementos de resistencia del organismo permitirá a los menores prepararse para enfrentar los embates de la existencia, las luchas de la vida, y a doblegarse, serenos e inamovibles, a las dos magnas leyes del sufrimiento y del sacrificio.

c) En fin, precisan acostumbrar a los hijos al trabajo. El medio más eficaz, en esto como en todo, no olviden que es el buen ejemplo. Trabajar con ahínco, perseverante y asiduamente, aunque su fortuna les permita eximirse de ello, que vivir en el ocio y en las diversiones.

Educación intelectual y moral

Consiste en la formación de las dos facultades más nobles de la criatura humana: la inteligencia y la voluntad, por medio de la instrucción y de la educación propiamente dicha.

Los Buissonets, la residencia familiar de la familia Martin en Lisieux

a) Instrucción. Es de máxima importancia el cultivo del espíritu. Antes, no obstante, de encaminar a los hijos en este o en aquel ramo, de encasillarlos en estas o en aquellas ciencias, sus mentores han de tomar en cuenta los gustos y las aptitudes de los pequeños. De lo contrario, tendrían, más tarde, que afrontar amargas decepciones, crueles e irremediables desengaños. Deben descubrir y auxiliar los planes divinos; tan pronto descubran la vocación de sus hijos, favorézcanlos de todos los modos, abstrayéndose por completo de intereses mezquinos, o de necios sueños de megalomanía.

b) Educación. Por más elevado que sea el valor de la instrucción, ella sería vana, fofa, y hasta extremamente perjudicial, si no se conjuga con ella, paralelamente, la educación. Es perla preciosa un espíritu ilustrado. Joya del más fino quilate es, no obstante, la voluntad recta y fuerte, el carácter diamantino. Esta lenta lapidación se consigue por la persuasión, por la autoridad, por la influencia moral en todo momento. Exige de los padres el cumplimiento escrupuloso de dos deberes de suma relevancia: vigilar y corregir.

Vigilancia

Vigilar es prevenir el mal; es espantarlo, antes que aparezca; es destruirlo en su germen. Los padres, para ello, han de remover todo cuanto pudiese ser estorbo o tropiezo para la virtud de los hijos; malas compañías, libros y periódicos, que ofendan la fe o las costumbres. Han de enseñarles con paciencia inagotable, los nobilísimos principios del deber, del sacrificio, de la honra, de la dominación de los ímpetus y del genio.

Corrección

No bastará siempre la vigilancia. Será necesario corregir. Corregir quiere decir enderezar, traer a los hijos al rumbo cierto, cuando se desvían: tarea de cuidado, porque exige evitar dos excesos opuestos, funestos por igual: excesiva indulgencia o demasiada severidad. Por un lado, una reprensión débil es casi un incentivo para la reincidencia. Por otro lado, la autoridad despótica es fuente de disgustos, da resultados contraproducentes. Peor que todo, tal vez, sea pasar de un extremo a otro, del rigor al relajamiento: es el desmoronamiento rápido y fatal de toda la obra. El arte de mandar está en la prudente unión de la mansedumbre con la firmeza. Poquísimas veces se dejará que la coacción únicamente fuerce a la obediencia a los educandos. Es necesario, ciertamente, domar y disciplinar la voluntad, nunca oprimirla.

Por encima y antes que todo, la educación debe ser religiosa. Lamentablemente, la educación religiosa no es señal infalible del triunfo de la moral. Pero, la experiencia secular muestra que es un error colosal separar la moral de la religión, y que la educación divorciada de la religión acarrea, lógicamente, el divorcio de la moral. Por lo tanto, que los padres hagan bautizar a los hijos cuanto antes. Les enseñen, desde el germinar de sus facultades, los nombres de Jesús y María, las oraciones, los rudimentos de la fe.

3. Buen ejemplo

Aunque los padres, con todas las fuerzas del alma, se esmeraran en la educación de sus hijos, no surtirían buen efecto todos esos empeños si viniesen sin la compañía del ejemplo. Palabras sin ejemplo, dice el gran Viera, son tiros sin balas. De hecho, ¿qué fruto lograría quien predicase la virtud, encomiase la oración, la asistencia a misa, la fidelidad a las leyes de la abstinencia, el cumplimento del deber de la comunión, sin practicar él mismo, nada de eso?     



A. Boulenger, Doctrina Católica, Manual de Instrucción Religiosa, Ed. Ind. Gráfica Siquera, S. Paulo, 1955, 2ª parte, pp. 73-76.



  




Artículos relacionados

La fecundidad del matrimonio
Opción preferencial por la familia
Diez modos de honrar a nuestros padres
Es necesario saber dar y negar
La responsabilidad de los padres ante Dios
La Familia: una sociedad natural anterior al Estado
Límites de la obediencia debida a los padres
¡Las palabras mueven, los ejemplos arrastran!
La Familia: cuna de las civilizaciones
Los deberes mutuos de los cónyuges




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 213 / Septiembre de 2019

Exaltación de la Santa Cruz
¡Con este signo vencerás!

Vista de la ciudad de Antigua Guatemala desde el Cerro de la Cruz, al fondo el Volcán de Agua



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

22 de setiembre

San Mauricio y Compañeros, Mártires.

+286 . Era comandante de la famosa Legión tebana, que guardaba las fronteras meridionales de la Tebaida, en Egipto. En la persecución de Diocleciano, fue martirizado con todos sus soldados, durante una campaña militar, por no querer sacrificar a los ídolos.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....