El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 121 > Tema “Consideraciones sobre la oración”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Consideraciones sobre el Padrenuestro – IV


La tercera petición del Padrenuestro que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días miércoles —hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo— deseando que en todo se cumpla la voluntad de Dios; y aun pedimos más, que se cumpla en la tierra como en el cielo, con amor y caridad.*




Viene muy bien esta petición tras las dos peticiones anteriores ya publicadas, pues es cosa tan justa, que se cumpla en todo perfectísimamente la voluntad del Padre Eterno.

Para más despertarnos y conformarnos con esta voluntad, imaginemos a este Padre y Rey de los reyes con título de Esposo amantísimo de nuestras almas. Y a quien considerare este nombre con atención, y entendiere el regalo y favor que dentro de él esconde, sin duda se levantarán en su corazón increíbles deseos de cumplir la voluntad de aquel Señor, que siendo Rey de Majestad (resplandor del Padre, abismo de sus riquezas, y piélago de toda hermosura, fortísimo, poderosísimo, sapientísimo y amabilísimo) quiere ser de nosotros amado, y amarnos con tan regalado amor. [...]

Considere las joyas y adornos con que este Esposo suele embellecer a sus esposas, y procure disponer su alma para merecerlas, que no la dejará pobre, desnuda ni desataviada, pídale las que más agradan a su Majestad. Póngase a sus pies con humildad, que alguna vez tendrá por bien este Señor de levantarla con soberana clemencia. [...]

Quien esto considerare, ¿con qué dolor verá ofenderle, y con qué alegría servirle? ¿Quién podrá sin lástima ver tal Esposo en la columna, atado, en la cruz enclavado, y puesto en el sepulcro, sin rasgarse las entrañas de dolor? Y por otra parte, ¿quién podrá verle triunfante resucitado y glorioso, sin alegría incomparable?

Este día será bueno considerarlo en el huerto, postrado delante de su Eterno Padre, sudando sangre y ofreciéndose a Él con perfectísima resignación, diciéndole: No se haga mi voluntad, sino la tuya.

Los actos de este día han de ser de gran mortificación, contradiciendo su propia voluntad, y renovando los [...] buenos propósitos, la fidelidad y las palabras tantas veces prometidas, ante el Soberano de tal autoridad. 


* Biblioteca de Autores Españoles - Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra, Madrid, 1861, t. I, pp. 539-540, con ligeras adaptaciones.




  




Artículos relacionados

Consideraciones sobre el Padrenuestro – I
Consideraciones sobre la oración (II)
Consideraciones sobre el Padrenuestro – V
Consideraciones sobre el Padrenuestro – VI
Consideraciones sobre la oración (V)
Consideraciones sobre la oración (IV)
Consideraciones sobre el Padrenuestro – VIII
Consideraciones sobre el Padrenuestro – VII
Consideraciones sobre el Padrenuestro – II
Breve historia del Avemaría




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fray Martín de la Caridad
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
Refinamiento y especialidad de la culinaria francesa
La Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares
La Maternidad Divina
Insidiosa trama para disolver la familia
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Múltiples y maravillosos atributos de nuestro Divino Salvador
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
Visita de Mons. Schneider a Lima
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 205 / Enero de 2019

San Ildefonso de Toledo
Paladín de la Virginidad de la Madre de Dios

Aparición de la Virgen a san Ildefonso, Bartolomé Esteban Murillo, 1655 – Óleo sobre lienzo, Museo del Prado, Madrid



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

21 de enero

Santa Inés, Virgen y Mártir

+304, d.C. + Roma. La fortaleza de esta niña de 13 años asombró hasta a sus verdugos. San Dámaso y San Ambrosio cantaron entusiasmados sus alabanzas.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....