El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 16 > Tema “El Símbolo de los Apóstoles”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Primer artículo del Credo - II

Creador del cielo...

 

Al par del firmamento Dios creó de la nada a seres de naturaleza espiritual, los innumerables ángeles, cuyo ministerio era servirlo y asistir delante de su trono. Les confirió después el admirable don de su gracia y poder.

San Agustín dice al respecto: “Creó a los ángeles dotados de buena voluntad, es decir, con el casto amor que los unía a Dios. Al formar su naturaleza, les infundió al mismo tiempo la gracia. De ahí debemos concluir que los ángeles buenos nunca se vieron destituidos de buena voluntad, es decir, de amor a Dios” ...

En cuanto al grado de ciencia, hay un testimonio de las Sagradas Escrituras (2 Re. 14, 20): “Mas vos, ¡oh rey mi señor! eres sabio como lo es un ángel de Dios, para entender todas las cosas del mundo” («Catecismo Romano», Ed. Vozes, Petrópolis, 1962, p. 88).

 

Ángel músico, detalle del Tabernáculo de los Lineros, Fray Angélico — Museo de San Marcos, Florencia

De los Ángeles

Las criaturas más nobles creadas por Dios son los ángeles. No tienen forma ni figura alguna sensible, porque son puros espíritus, que subsisten sin necesidad de estar unidos a cuerpo alguno.

Los ángeles se representan con formas sensibles: 1º para ayudar a nuestra imaginación; 2º porque así han aparecido muchas veces a los hombres, como leemos en las Sagradas Escrituras.

No permanecieron fieles a Dios todos los ángeles; antes, muchos de ellos, por soberbia, pretendieron ser iguales a Él e independientes, y por este pecado fueron desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno. Éstos se llaman demonios, y su caudillo se llama Lucifer o Satanás.

De ellos escribe el príncipe de los Apóstoles: “Dios no perdonó a los ángeles delincuentes, sino que amarrados con cadenas infernales los precipitó al abismo, en donde son atormentados y tenidos como en reserva hasta el día del juicio” (2 Pe. 2, 4).

Los demonios pueden hacernos mucho mal en el alma y en el cuerpo, si Dios les da licencia, mayormente tentándonos a pecar. Lo hacen por la envidia que nos tienen, la cual les hace desear nuestra eterna condenación, y por odio a Dios, cuya imagen resplandece en nosotros. Dios permite las tentaciones para que, venciéndolas con su gracia, ejercitemos las virtudes y adquiramos merecimientos para el cielo. Las tentaciones se vencen con la vigilancia, la oración y la mortificación cristiana.

Los ángeles que permanecieron fieles a Dios se llaman ángeles buenos, espíritus celestiales o simplemente ángeles. Fueron confirmados en gracia, gozan para siempre de la vista de Dios, le aman, le bendicen y le alaban eternamente.

Dios se sirve de los ángeles como de ministros suyos, y en especial a muchos de ellos hace custodios y protectores nuestros. Por eso, hemos de tener particular devoción al Ángel de nuestra Guarda, honrarle, implorar su socorro, seguir sus inspiraciones y ser agradecidos a su continua asistencia.

“Mirad que no despreciéis alguno de estos pequeñitos; porque os hago saber que sus ángeles [de la guarda] en los cielos están siempre viendo la cara de mi Padre celestial” (Mt. 18, 10) (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 10-11).     





  




Artículos relacionados

Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (3ª parte)
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (1ª parte)
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (5ª parte)
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado
Concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen
Duodécimo artículo del Credo: Creo en la vida eterna
El símbolo de los Apóstoles - Introducción
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (4ª parte)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Fray Martín de la Caridad
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
Refinamiento y especialidad de la culinaria francesa
La Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares
La Maternidad Divina
Insidiosa trama para disolver la familia
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Múltiples y maravillosos atributos de nuestro Divino Salvador
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
Visita de Mons. Schneider a Lima
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 203 / Noviembre de 2018

Fray Martín de la Caridad
¡Gloria inmortal a tu bendito nombre!

Altar mayor, Basílica de Nuestra Señora del Rosario (Iglesia de Santo Domingo), Lima (Foto: Diego Delso)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de noviembre

Santa Isabel de Hungría, Viuda

+1231 Marburgo - Alemania. Hija del rey de Hungría, casada con el duque de Turingia, enviudó a los 20 años con tres hijos. Abandonada y perseguida por los parientes del marido después de la muerte de éste, y sin recursos, ofreció sus servicios a un hospital de leprosos, falleciendo en la paciencia, pobreza y humillación a los 24 años de edad.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....