El Perú necesita de Fátima Visteis el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 126 > Tema “San Francisco de Sales”

Actualidad  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Detente del Sagrado Corazón de Jesús salva a un soldado español herido por los talibanes en Afganistán


Luis Duafur


Iván Castro Canovaca, ladeado por un periodista y el Tte. Cnel. Salgado


El pasado 7 de marzo, el soldado Iván Castro Canovaca, de 23 años, de la Legión Española, futuro padre de una niña, recibió un tiro mortal durante un combate en Afganistán. A pesar que el legionario no quería abandonar su posición, fue trasladado por sus colegas.

La bala atravesó ambos pulmones, pasó a milímetros del corazón, de la aorta, de la traquea y del esófago. Las lesiones eran tan complejas que para los cirujanos del Hospital Gómez Ulla, de Madrid, “lo normal es que hubiera fallecido en los diez primeros minutos”. Las informaciones provienen de la página web española Religión en Libertad.

El soldado, no obstante, portaba consigo un Detente —pequeño escapulario en el cual está escrito “¡Detente! El Sagrado Corazón de Jesús está conmigo – Venga a nosotros tu Reino”— obsequiado al regimiento por la Hermandad del Cristo del Perdón de Elche.

El teniente coronel Carlos María Salgado Romero, jefe del regimiento, restauró la antigua tradición de usar el Detente en las filas militares, como se hacía hace siglos.

La revista “Armas y Cuerpos”, de la Academia General Militar española, relata que “unos cuantos relatos de soldados que lograron esquivar a la muerte, de esa forma casi milagrosa en que, a veces, suceden las cosas, le dieron tanto prestigio al emblema, que viajó con los militares españoles por todas las guerras”.

Entrega de Detentes a los que parten a Afganistán.


El popular Detente es llamado por los soldados españoles de “Detente Bala”, como último recurso contra las balas enemigas.

En el momento de entregar el Detente ya bendecido a los legionarios, el capellán del regimiento dejó en claro que no se trata de un amuleto: “Cogedlo como algo espiritual entre cada uno de vosotros y Dios”, explicó.

El legionario Iván Castro quiere volver al combate, y pronto va a ver a su hija que está por nacer. Todo eso por obra del Detente Bala, escudo de un caballero legionario que se empeña, según su himno, en enfrascarse en el combate tanto más cuanto “más rudo era el fuego y la pelea más fiera”, concluye “Religión en Libertad”. 



  




Artículos relacionados

“Fue un castigo de Dios”, proclama obispo emérito de Nueva Orleáns
Ubi Petrus, ibi et Ecclesia
La arquitectura religiosa contemporánea en debate
Alimentos preparados con esmero, una receta para la caridad
¿Nunca es lícito juzgar a los demás?
Incongruencias en la lucha contra el sida







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
En la lucha contra el jefe del orgullo sigamos al Príncipe San Miguel
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 249 / Septiembre de 2022

San Miguel Arcángel
Fuerza de los que luchan bajo el signo de la Cruz

San Miguel Arcángel, atrib. Abdón Castañeda, s. XVII – Óleo sobre tela, Fundación Bancaja, Valencia (España)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

27 de setiembre

San Vicente de Paul, Confesor.

+1660 París. Conocido como el gran Santo del gran siglo en Francia. Fundador de los Lazaristas y de las Hermanas de la Caridad. Prácticamente no hubo atividad religiosa o de caridad a la que no estuviese ligado. Los religiosos y religiosas de las Congregaciones que fundó, fueron piezas fundamentales para hacer retroceder al protestantismo y perder fuerza en aquel país.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....