El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 161

Tema del mes  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El “cuarto vidente” de Fátima

Inicialmente incrédulo respecto a los acontecimientos en la Cova da Iría, el canónigo Manuel Nunes Formigão se transformó después en uno de los mayores apóstoles de las apariciones, habiendo sido honrado con un mensaje de la Virgen

 

Jacinta, Lucía y Francisco, los tres pastorcitos, son fotografiados frente a la iglesia parroquial de Fátima, tras la aparición del 13 de julio de 1917 en la Cova da Iría

EN REALIDAD, el pueblo portugués recién tomó conocimiento de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima el día 23 de julio de 1917, a raíz de una publicación en el diario "O Século" (El Siglo) de Lisboa, bajo este malévolo o al menos tendencioso título: "Una embajada celestial… ¿especulación financiera?".

Así fue que, por ese artículo, el padre Manuel Nunes Formigão se enteró de aquellos hechos. La noticia creó en él una irresistible curiosidad, pues a esa altura se desempeñaba como docente en el Seminario de Santarém. Para él, Fátima bien podría tratarse de una mera superstición.

Fue uno de los sacerdotes con mayor dificultad en aceptar tales acontecimientos. Tenía muchos deseos de ir a Fátima pero confesó que sentía cierta "repugnancia" porque temía darle excesiva importancia a una situación que no debía pasar de una superstición.

Llegó a Fátima, por primera vez, el 13 de setiembre de 1917. Allí confirmó su idea de que no pasaba de una "falsa" noticia, y escribe: "Obligado por el amor a la verdad, no quiero concluir sin decir que mis impresiones de lo que ocurrió aquel día en Fátima no fueron animadoras" 1.

Así, durante algún tiempo mantuvo una prudente expectativa, esbozando inalterablemente una sonrisa de absoluta incredulidad en cuanto a aquellos acontecimientos.

Nada mejor que un escéptico para constatar la autenticidad de algún hecho. El día 27 del mismo mes, fue designado por el Patriarca interino de Lisboa, el arzobispo Mons. Juan Evangelista Lima Vidal, para ir a la Cova da Iria y anotar todo lo que allí ocurriera, sin carácter oficial.

Esta designación estuvo basada en su exención e imparcialidad. Aunque tuviera apenas 34 años de edad, el padre Formigão tenía una sólida formación académica en teología y derecho canónico.

P. Manuel Nunes Formigão.

Vuelve entonces a Fátima, pero regresa más escéptico que nunca, a pesar de haberse conmovido al contemplar la fe ardiente y la piedad sincera de los peregrinos durante el viaje.

El padre Formigão alimentaba el anhelo de escribir la Historia Crítica de Fátima, pero nunca llegó a hacerlo. Redactó en cambio varios artículos críticos para los periódicos, usando el seudónimo de Visconde de Montelo.

La investigación

En los días siguientes visitó a los videntes y comenzó los interrogatorios a los pastorcitos. Si había dudas en el espíritu del empeñoso sacerdote, estas quedaron definitivamente alejadas por la minucia de sus interrogatorios y por la coherencia, en lo esencial, de las declaraciones de los niños.

Sin embargo, fue el asombroso fenómeno ocurrido el 13 de octubre, señalado por muchos como el más extraordinario milagro del sol, que constituyó el sello divino que certificó la veracidad de las apariciones.

El milagro del Sol

El padre Formigão estuvo allí. Vio presencialmente el fenómeno y creyó en él, convirtiéndose a partir de entonces en el mayor paladín de Fátima y de su mensaje.

Más tarde escribió en el periódico "A Guarda": "Pero recién el día 13 de octubre, cuando presencié el fenómeno solar, fue que reconocí la importancia de los sucesos maravillosos de Fátima y resolví proceder por iniciativa propia y por un mero placer intelectual a una investigación tan profunda y minuciosa cuanto comportaba el cumplimiento de mis deberes profesionales" 2.

En los interrogatorios a los pastorcitos, los días 11, 13 y 19 de octubre y los días 2 y 3 de noviembre de 1917, el padre Formigão interrogó a los niños, habiendo confesado más tarde haber sido "violento" en las cuestiones.

Análisis de los pastorcitos

El padre Formigão describe a los niños como "serranos y analfabetos", muy dóciles y simpáticos. Francisco era un niño de nueve años de edad, bastante frágil, incapaz de mentir. Jacinta era una niña de siete años de edad, respondía con tanta claridad y espontaneidad a las preguntas, y preguntas difíciles, que marcó profundamente al padre Formigão hasta el fin de sus días. Lucía era una niña muy lúcida para su edad.

Mons. José Alves Correia da Silva, obispo de Leiría, junto al canónigo Formigão (dcha.), bendiciendo a los fieles con el Santísimo en el atrio de la Basílica de Fátima

En el Estudio apologético sobre los videntes, el padre Formigão escribe. "No se puede dudar de la sinceridad de los niños. ¿Cómo podían representar una comedia tres niños simples e ignorantes, una de diez años de edad, otro de nueve y la otra de siete? ¿Cómo podían mantener sus afirmaciones, a pesar de las amenazas que les hacían, de las persecuciones de las que fueron objeto y de la prisión que sufrieron?".

Y continúa: "No pretendieron aprovecharse de sus visiones, ni siquiera para satisfacer su vanidad. Ellos no hablaban de ese asunto sino cuando eran interrogados. Hasta es un hecho constatado por muchas personas que ellos huían y se escondían no raras veces, cuando eran buscados para ser sometidos a interrogatorios. […]

"Innumerables personas, de todas las clases y condiciones sociales, interrogaron a los niños. Ninguno, después de oírlos, quedó con la más leve duda acerca de su sinceridad. La indiferencia con que hablaban, el encanto natural de su narrativa, la simplicidad con que respondían y la ingenuidad de sus reflexiones no podían dejar de impresionar y conmover al espíritu más lleno de prevenciones" 3.

Las muertes de Francisco y Jacinta

La pandemia de gripe de 1918 (conocida como gripe española) llegó a Portugal y alcanzó la provincia central de Ribatejo con grande expansión. Francisco y Jacinta fueron contagiados sin piedad.

Jacinta se enferma en octubre de 1918 y Francisco poco tiempo después, muriendo santamente el 4 de abril de 1919.

El padre Formigão acompañó de cerca la enfermedad que inmoló a Jacinta. Amó paternalmente a la vidente, e hizo todo lo que estuvo a su alcance para mejorar las condiciones de vida de su protegida. El día 13 de octubre de 1919 encontró a la pastorcita gravemente enferma en casa, después de haber pasado, sin mayores resultados, por el hospital de Vila Nova de Ourém, bajo los cuidados del Dr. Preto.

El cuerpo esquelético, la delgadez de los brazos, la pleuresía purulenta provocada por una bronconeumonía dejó el espíritu del padre Formigão completamente quebrantado. No descansó un instante hasta conseguir un tratamiento para Jacinta.

Con la autorización de los padres de la vidente y con la ayuda de tres amigos: el Dr. Eurico Lisboa (médico oftalmólogo), el barón de Alvaiázere, Dr. Luis Antonio Viera de Magalhães y Vasconcelos, y la madre María de la Purificación Godinho, recibieron a Jacinta en la capital portuguesa a mediados de enero de 1920.

Internada en el Hospital Doña Estefanía de Lisboa, cama 30, recibió todos los tratamientos posibles. Pero la enfermedad progresó violentamente sin responder a ninguna medicación.

El mensaje transmitido por intermedio de Jacinta

Beata Jacinta Marto

En febrero, la enfermedad acelera y Jacinta pide la presencia del padre Manuel Nunes Formigão. La madre Godinho intenta comunicarse con el sacerdote, pero no lo consigue. La pastorcita, sabiendo que su partida de este mundo para estar al lado de la Santísima Virgen estaba próxima, pide a la religiosa que transmita al padre Formigão, lo antes posible, el siguiente mensaje:

"Nuestro Señor está profundamente indignado con los pecados y crímenes que se cometen en Portugal. Por eso, un terrible cataclismo de orden social amenaza a nuestro país y principalmente a la ciudad de Lisboa. Se desencadenará una guerra civil de carácter anarquista y comunista, acompañada de saqueos, asesinatos, incendios y devastaciones de toda especie. La capital se convertirá en una verdadera imagen del infierno, es necesario que haya alguien que haga reparación" 4.

Al día siguiente por la mañana, Jacinta entrega su alma a Dios. Era el 20 de febrero de 1920.

Después de su muerte el padre Formigão y su amigo médico, el Dr. Eurico Lisboa, realizan todas las diligencias para llevar los restos de Jacinta a Fátima. El cuerpo fue transportado, en un convoy, de la estación del Rossio hasta la estación del Chão de Maçãs y de ahí, en automóvil, al cementerio de Vila Nova de Ourém, donde quedó confinado en el mausoleo del benemérito barón de Alvaiázere, el Dr. Luis y Vasconcelos, amigo personal del padre Formigão.

Actualmente su cuerpo está en la Basílica vieja, en Fátima. El padre Formigão, retenido en Santarém por motivos de fuerza mayor, no pudo prestar físicamente el último homenaje a su "querida" Jacinta y quedó muy triste por ello.

Al tomar conocimiento del mensaje, que no lo oyó de boca de Jacinta, sino de la madre Godinho, escribió más tarde:

"Por inspiración de Dios, surgida después de largas horas de intimidad con Él junto al sagrario, llegué a la conclusión de que la reparación debía ser vivida por todos sus hijos, religiosas, sacerdotes y laicos, porque todos eran invitados a participar en el bien que podían y debían hacer al prójimo…".

Fátima es un tema casi inagotable: ¡cuando uno cree que lo sabe todo, entonces se "descubre" otra hermosa estrella en el firmamento…! Es el caso de la figura ínclita del canónigo Manuel Nunes Formigão (1883-1958), a quien la Santísima Virgen mencionó expresamente por su nombre.

Notas.-
1. "A Guarda", nº 655, 13 de setiembre de 1919.
2. "A Guarda", nº 784, 22 de abril de 1922.
3. Documentación Crítica de Fátima, Santuario de Fátima, 1999, t. II, p. 165-166.
4. Jacinta: caja 7, cuaderno 35.



  




Artículos relacionados

Un Sínodo "extraordinario" bajo todo punto de vista
Las Promesas del Sagrado Corazón de Jesús
Oración Abrasada
Cuaresma: tiempo penitencial
Doctor, profeta y apóstol de la crisis contemporánea
En el Huerto de los Olivos, Nuestro Señor Jesucristo sufrió, rezó y venció
La Virgen y el Rosario, en un sueño de Don Bosco
Frente a la actual persecución anticatólica: ¿resistir o dejar de actuar?
Semana Santa en Sevilla
¿Qué tienen de malo los videojuegos?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
Noche Inolvidable
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Nuestra Señora de Sonsoles
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 186 / Junio de 2017

El Confesionario
Sagrado locutorio del tribunal de Dios

La Confesión, Giuseppe Molteni, 1838 – Óleo sobre lienzo, Gallerie d’Italia, Milán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

28 de mayo

Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

+año 33 Belén de Judá. La Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote fue introducida en 1973, en España, y luego se extendió rápidamente por varias naciones. Siempre es celebrada el jueves siguiente de Pentecostés.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....