El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 59 > Tema “Las Virtudes Principales y de otras cosas necesarias que debe saber el cristiano”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

De los Pecados y de sus principales especies


El pecado mortal es la mayor ofensa que el hombre puede hacer a la infinita majestad de Dios, quien sin merecimiento alguno suyo le ha creado de la nada, le conserva generosamente, le libra de innumerables males de cuerpo y alma, le colma de inmensos beneficios y le ama con infinito amor (cf. E. Horcajo Monte de Oria, «El Cristiano instruido en su Ley», Madrid, 1891, p. 397).


Adán y Eva son expulsados del Paraíso


Por razón de la manera como se cometen, los pecados se dividen en pecados de pensamiento, de palabra, de acción o de omisión.

Bajo el nombre de pecados de pensamiento, se comprende el simple pensamiento o representación, el deseo y la alegría o la complacencia. Hay pecado de simple pensamiento, cuando uno se complace voluntariamente en las representaciones malas, por ejemplo, en materia de lujuria o de venganza. Un pensamiento perverso no llega a ser realmente criminal sino por el placer que se tiene en él y por el consentimiento con que se acepta. Hay pecado de deseo, cuando se anhela consumar el acto que es objeto de un pensamiento malo. Hay pecado de complacencia cuando uno se complace en el recuerdo del mal que ha hecho.

Se peca con palabras teniendo conversaciones contra la Fe, contar la religión, la caridad, la justicia y el pudor; profiriendo, por ejemplo, blasfemias, calumnias, mentiras, perjurio y palabras deshonestas.

Hay pecado de acción, cuando se hace lo que está prohibido; y pecado de omisión, cuando no se hace lo que está mandado, aunque haya conocimiento y posibilidad de hacerlo. Por ejemplo, cuando se falta sin motivo legítimo a misa los domingos (cf. F. X. Schouppe  S.J., Curso abreviado de religión, París-México, 1906, pp. 434-435).

*     *     *

Hay dos clases de pecados: original y actual. El pecado original es aquel con que todos nacemos y que hemos contraído por la desobediencia de nuestro primer padre Adán.

Los daños del pecado de Adán son: privación de la gracia, pérdida del paraíso, ignorancia, inclinación al mal, la muerte y todas las demás miserias.

El pecado original se borra con el santo Bautismo.

Pecado actual es el que comete con su libre voluntad el hombre llegado al uso de razón.

Hay dos clases de pecado actual: mortal y venial.

Pecado mortal es una trasgresión de la Ley divina, por la que el pecador falta gravemente a los deberes con Dios, con el prójimo o consigo mismo.

Se llama mortal porque da muerte al alma, haciéndola perder la gracia santificante, que es la vida del alma, como el alma es la vida del cuerpo.

El pecado mortal priva al alma de la gracia y amistad de Dios; le hace perder el Cielo; la despoja de los méritos adquiridos e incapacita para adquirir otros nuevos; la sujeta a la esclavitud del demonio; la hace merecedora del infierno y también de los castigos de esta vida.

Para pecar mortalmente se requiere, además de materia grave, plena advertencia de esta gravedad y deliberada voluntad de pecar.

Pecado venial es una trasgresión leve de la divina Ley, por la que el pecador sólo falta levemente a alguno de los deberes con Dios, con el prójimo o consigo mismo.

Se llama venial porque es ligero respecto del pecado mortal, no hace perder la divina gracia y Dios más fácilmente lo perdona.

No hacer gran caso del pecado venial sería un grandísimo engaño, ya porque el pecado venial siempre contiene alguna ofensa de Dios, ya por los daños no pequeños que acarrea al alma.

El pecado venial debilita y entibia la caridad; dispone al pecado mortal; y, nos hace merecedores de grandes penas temporales en este mundo y en el otro (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 125-127).     





  




Artículos relacionados

La Esperanza y la Caridad
Conservar la paz en las dificultades
De las Bienaventuranzas Evangélicas
De los Vicios Capitales y de otros pecados más graves
De las Obras de Misericordia
De los devotos ejercicios diarios que se aconsejan al cristiano II
Quien en Dios confía, no será confundido
Las Virtudes Cardinales
De los devotos ejercicios que se aconsejan al cristiano para todos los días
De los Novísimos y de otros medios principales para evitar el pecado




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 210 / Junio de 2019

Notre Dame de París
¡Restauren la catedral tal como era!

Catedral de Notre Dame de París, dedicada a la Bienaventurada Virgen María, s. XII



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

19 de junio

Santos Gervasio y Protasio, Mártires

+Siglo III Milán. El primero fue azotado con puntas de plomo hasta la muerte; y el segundo, degollado después de ser flagelado. San Ambrosio descubrió sus cuerpos en 386. De Milán su culto se extendió hasta las Galias, donde varias iglesias les fueron dedicadas.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....