El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 131 > Tema “Las Virtudes Principales y de otras cosas necesarias que debe saber el cristiano”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Quien en Dios confía, no será confundido


Después de tratar sobre la importancia de conformarse con la voluntad de Dios, San Francisco de Sales, en el libro «Pensamientos Consoladores»,* reflexiona sobre la excelencia de la virtud de la confianza.


Que se arme contra mí el cielo, que se amotinen la tierra y los elementos; que me declaren la guerra todas las criaturas; nada temo; me basta saber que estoy con Dios y que Dios está conmigo.

Nunca nuestro buen Dios nos abandona sino para sujetarnos mejor. Nunca nos deja sino para cuidarnos mejor; nunca lucha contra nosotros, sino para entregarse a nosotros y bendecirnos.

Cómo seríamos felices si, sometiendo nuestra voluntad a Dios, lo adorásemos cuando nos envía tanto tribulaciones como consolaciones, creyendo que los diversos sucesos que su divina mano nos envía son para nuestra utilidad, para purificarnos en su santa caridad.

Embarquémonos, pues, en el mar de la Providencia divina, sin alimentos, sin remos, sin velas, y finalmente sin preparativo alguno. Pero dejemos a Nuestro Señor todo el cuidado de nuestros asuntos, sin réplica ni término alguno; su bondad lo suplirá todo.

Ruja, pues, la tempestad; no moriréis porque estáis con Jesús. Si os asalta el temor, gritad: ¡Oh Salvador mío, salvadme! Él os dará la mano; apretadla e id, contentos sin filosofar sobre vuestro mal. Mientras San Pedro confió, no lo sumergió la tempestad; pero cuando temió, se hundió.

El temor es un mal mayor aún que el propio mal. En cuanto a mí, hay ocasiones en que me parece que no tengo más fuerzas para resistir, y que, si se presentase la ocasión, sucumbiría; pero entonces confío más en Dios, y tengo por lo más cierto que en presencia de la ocasión Dios me revestiría con su fuerza y devoraría a mis enemigos como granos de arena.

Sirvamos, pues, hoy a Dios y Él proveerá mañana. Cada día tendrá sus cuidados, pues, Dios, que reina hoy, reinará mañana. O no os enviará males, o si los envía, os dará la bravura necesaria para soportarlos. Si sois tentados, no deseéis ser libres de las tentaciones. Es bueno que las padezcamos, para que tengamos la ocasión de combatirlas y cosechar victorias. Esto sirve para practicar las virtudes más excelentes y establecerlas sólidamente en el alma. 


* P. Jean-Joseph Huguet  S.M., Pensamientos Consoladores de San Francisco de Sales, Livraria Salesiana Editora, São Paulo, 1946, pp. 105-108.



  




Artículos relacionados

De los Vicios Capitales y de otros pecados más graves
De los devotos ejercicios que se aconsejan al cristiano para todos los días
De las Virtudes Principales II
Conservar la paz en las dificultades
De los Pecados y de sus principales especies
De las Obras de Misericordia
De los dones del Espíritu Santo
Las Virtudes Cardinales
De los devotos ejercicios diarios que se aconsejan al cristiano II
La Esperanza y la Caridad




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes



 



Tesoros de la Fe


Nº 207 / Marzo de 2019

Los sueños de San José
Nexo entre el Antiguo y el Nuevo Testam

El Sueño de San José, Philippe de Champaigne, c. 1642-43 – Óleo sobre lienzo, The National Gallery, Londres



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de marzo

San Anselmo de Lucca, Obispo

+1086 + Lucca. Sobrino del Papa Alejandro II, se retiró de su diócesis de Lucca para tornarse monje benedictino. San Gregorio VII lo llamó de vuelta a aquella sede episcopal, donde intentó reformar a los canónigos relajados, que se rebelaron. El Papa los excomulgó. Con el apoyo del emperador, los rebelados expulsaron a San Anselmo de la ciudad.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....