El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 105 > Tema “Apologética”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Por qué somos católicos?


En nuestra edición de julio pasado, mostramos la superioridad de la religión fundada por Jesucristo. El mismo autor* prosigue ahora enumerando las razones que nos llevan a seguir al catolicismo


Somos y permaneceremos siendo católicos, porque el catolicismo se impone a nuestra razón por el encadenamiento de cinco verdades irrefutables:

1. Todo hombre razonable debe creer en Dios, Creador del mundo.

2. Todo hombre que cree en Dios, debe creer en la inmortalidad del alma, destinada a glorificar a su Creador.

3. Todo hombre que cree en Dios y en la inmortalidad del alma, debe practicar la religión exigida e impuesta por Dios.

4. La religión impuesta por Dios es la religión cristiana: luego todo hombre que cree en Dios debe ser cristiano.

5. La religión cristiana no se halla más que en la Iglesia católica: luego todo cristiano debe ser católico.

Por consiguiente, todo hombre razonable debe ser católico.

Nuestro Señor Jesucristo vino a la tierra para salvar a todos los hombres de todos los tiempos y de todos los países. No quiso quedarse en la tierra de una manera visible; pero, por otra parte, era necesario que su religión se conservara y propagara por todos los pueblos, a través de los siglos, hasta el fin del mundo.

¿Qué medio eligió para conservar, propagar y hacer practicar su religión? La Iglesia.

La Iglesia Católica es la sociedad religiosa establecida por Jesucristo para conducir a los hombres a la salvación eterna, mediante la práctica de la religión cristiana.     

 


* La Religión Demostrada, del padre P. A. Hillaire (Editorial Difusión, Buenos Aires, 3ª edición, 1945, pp. 436-464).



  




Artículos relacionados

¿Por qué estudiar la Religión? (IV)
Temor de Dios y misericordia
No hay más que una sola religión verdadera
¿Por qué estudiar la Religión? (II)
La religión es buena y necesaria para todos
Al vencer la pruebas se adquiere la paz
Sin religión el hombre no puede ser feliz
¿Cuál es el destino del hombre?
¿Por qué estudiar la Religión? (III)
La perfección de la religión cristiana




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fray Martín de la Caridad
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
Refinamiento y especialidad de la culinaria francesa
La Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares
La Maternidad Divina
Insidiosa trama para disolver la familia
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Múltiples y maravillosos atributos de nuestro Divino Salvador
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
Visita de Mons. Schneider a Lima
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 205 / Enero de 2019

San Ildefonso de Toledo
Paladín de la Virginidad de la Madre de Dios

Aparición de la Virgen a san Ildefonso, Bartolomé Esteban Murillo, 1655 – Óleo sobre lienzo, Museo del Prado, Madrid



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

15 de enero

San Mauro, Confesor

+584 d.C. + Subiaco. Hijo de un senador romano, a los 12 años fue entregado a San Benito para ser educado. San Gregorio Magno lo exalta por su amor a la oración y al silencio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....