El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 103 > Tema “Apologética”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La perfección de la religión cristiana

 

En la edición pasada, se trató en esta sección de los fundamentos del Cristianismo y el valor de los Santos Evangelios; a continuación el mismo autor* mostrará la superioridad de la religión fundada por Jesucristo

 

La perfección de la religión cristiana está en que:

1. Jesucristo explicó mejor las verdades ya conocidas.

2. Reveló nuevos misterios.

3. Interpretó con mayor claridad las leyes morales.

4. Estableció los sacramentos, fuente eficaz de la gracia.

5. Abolió las ceremonias figurativas del culto mosaico.

6. Reemplazó los sacrificios antiguos, de poco valor, por el santo Sacrificio de la Misa, de valor infinito.

7. Reunió a los que practicaban su religión en sociedad visible, con una autoridad infalible para instruir a los hombres, gobernarlos y administrarles los sacramentos.

8. Hizo obligatoria para todo el género humano la religión, católica, apostólica, romana.

Conclusión

“Comparado con las otras religiones y con todos los sistemas filosóficos, sea en cuanto a la doctrina, sea en cuanto a la influencia ejercida en la humanidad, el cristianismo no tiene igual. Ninguna contradicción en la doctrina, ningún error, ninguna tacha; antes al contrario, unidad y armonía, que son el sello de la verdad. En su acción sobre el mundo, nada hallamos dañino, antes bien, una influencia saludable, duradera y profunda. Es la única religión que responde perfectamente a todas las indigencias y a todas las aspiraciones legítimas de la naturaleza humana. Y como el espíritu humano jamás ha producido o podrá producir algo semejante, concluimos que el Cristianismo es la revelación de Dios” (Moulin).     


* La Religión Demostrada, del padre P. A. Hillaire (Editorial Difusión, Buenos Aires, 3ª edición, 1945, pp. 175-229).



  




Artículos relacionados

¿Por qué somos católicos?
No hay más que una sola religión verdadera
¿Por qué estudiar la Religión?
Es natural que haya misterios en la religión
¿Por qué estudiar la Religión? (IV)
¿Por qué estudiar la Religión? (V)
Las “nietas de Dios” - III
¿Cuál es el destino del hombre?
Una, santa, católica y apostólica
¿Por qué estudiar la Religión? (II)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes



 



Tesoros de la Fe


Nº 207 / Marzo de 2019

Los sueños de San José
Nexo entre el Antiguo y el Nuevo Testam

El Sueño de San José, Philippe de Champaigne, c. 1642-43 – Óleo sobre lienzo, The National Gallery, Londres



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de marzo

San Anselmo de Lucca, Obispo

+1086 + Lucca. Sobrino del Papa Alejandro II, se retiró de su diócesis de Lucca para tornarse monje benedictino. San Gregorio VII lo llamó de vuelta a aquella sede episcopal, donde intentó reformar a los canónigos relajados, que se rebelaron. El Papa los excomulgó. Con el apoyo del emperador, los rebelados expulsaron a San Anselmo de la ciudad.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....