El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 140 > Tema “P. Francisco Spirago”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La mala costumbre de mentir

Voltaire

En sí, no suele ser la mentira sino pecado venial; pero puede llegar a mortal, cuando con ella se hace notable daño o se da escándalo; y el que tiene costumbre de mentir está en gran peligro de perder la salvación, porque le quita Dios su gracia. El Espíritu Santo huye del hipócrita (Sab 1, 5). La boca que miente mata el alma (Sab 1, 11). No es tan malo el ladrón como el mentiroso; porque aquél puede restituir lo que ha robado; pero el mentiroso no puede muchas veces reparar la fama del prójimo (Card. Hugolino). El ladrón es menos malo que el mentiroso pertinaz, pero uno y otro se condenan (Eclo 20, 25). Es mancha odiosa en el hombre la mentira (Ibid.). El que miente se parece a una moneda falsa, acuñada con el busto del diablo. Cuando se presente en el juicio preguntará Dios: ¿De quién es esta imagen?, y al decir que del diablo, contestará: Pues dad al demonio lo que es suyo (S. Teresa). Dios aniquilará a los que hablan mentira (Sal 5, 7). El mentiroso no entrará en la celestial Jerusalén (Prov 21, 28). Cristo amenaza a los hipócritas con un terrible ¡Ay! (Mt 23, 13 y ss.).

La mentira está vedada, aun cuando por ella se pudiera alcanzar un gran bien.

La mentira en favor del prójimo es tan ilícita como el hurtar para hacer limosna a los pobres (S. Agustín). Aunque con una mentira pudiéramos salvar la vida propia o la del prójimo, no nos sería lícito mentir (Id.). San Anfión, obispo de Nicomedia, no quiso evadirse, por medio de una mentira, aunque le convidaban a ello los soldados enviados a prenderle y a los que él había hospedado generosamente; y así se dejó llevar al martirio. No es lícito hacer una cosa mala para que se siga una buena (Rom 3, 8). El fin bueno no legitima los medios intrínsecamente malos. Se ha dicho que los jesuitas habían defendido, que el fin santifica cualesquiera medios; pero nadie podrá señalar un solo autor de la Compañía, que haya enseñado tal cosa. Quien la enseñó y profesó fue Voltaire, el cual escribía el 21 de octubre de 1736 a su amigo Thieriot: La mentira solo es viciosa cuando hace daño; pero es virtud mentir para producir un bien. Él mismo daba a sus camaradas este consejo en su lucha contra la Iglesia: “Hermanos, mentid, y mentid con aseveración; siempre queda alguna cosa”. ¡Curioso filósofo en verdad! 

 


P. Francisco Spirago, Catecismo Popular Explanado, Gustavo Gili, Barcelona, 1907, t. II, p. 367-368.


  




Artículos relacionados

El hombre no es dueño de su vida
Convertida por una genuflexión ante el Santísimo







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de setiembre

San Cleofás, Discípulo de Cristo

+siglo I Palestina. Muerto por los judíos en la misma casa donde preparó la cena para el Señor, porque había profesado su fe. Para glorioso recuerdo, tuvo allí mismo su sepultura (Martirologio Romano).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....