El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 44 > Tema “Espíritu de familia”

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Herencia espiritual y material


Ofrecemos en esta oportunidad a nuestros lectores trechos de la obra del célebre polemista católico de comienzos del siglo XX, Mons. Delassus,* sobre una cuestión fundamental para la perpetuidad de las tradiciones familiares: la herencia material y espiritual. Ambas constituyen un vínculo de unión de las generaciones en el seno de la institución familiar. Los párrafos que siguen nos traen los perfumes y la sabiduría de épocas pasadas. Ellos nos pueden servir de orientación en la actual crisis familiar.


El concepto de familia es anterior a la Revolución Francesa

Consejo Paterno, óleo de Gerard ter Borch, 1654

Una ley escrita en el corazón de los franceses, consagrada por una costumbre multisecular, aseguraba la transmisión del patrimonio de una generación a otra. Era una triple enseñanza: la primera, dada por la conducta de los padres y que los hijos tenían a la vista; la segunda, les era enseñada por las exhortaciones, consejos y amonestaciones que recibían; y la tercera, contenida en los escritos, llamados livres de raison o libros de familia, mantenidos y actualizados por cada generación. Todo eso garantizaba la transmisión de las tradiciones familiares.

Hoy los livres de raison ya no existen, ni siquiera como recuerdos, a no ser en los archivos de los eruditos. El patrimonio sólo es considerado por los hijos como un botín a ser dividido. ¿Cuántos hay entre nosotros que puedan citar el nombre de sus bisabuelos?

La familia ya no existe en Francia. Y es eso, dígase de paso, lo que explica los parcos resultados obtenidos por los sacerdotes y religiosos que tuvieron en sus manos, durante medio siglo, la enseñanza primaria y secundaria de más de la mitad de la población. Sus lecciones no encontraban ya, como base en qué apoyarse, aquel fundamento sólido que las tradiciones de familia deben inculcar en el alma del niño.

Transmisión del patrimonio de generación en generación

Durante un siglo, todos nuestros esfuerzos fracasaron. ¿Por qué? Porque sufriendo la acción deletérea de las leyes y de las costumbres, inspiradas en los sofismas de Rousseau, sólo tuvimos en vista al individuo. Actuamos sobre el individuo, en vez de considerar a la familia y orientar nuestros esfuerzos para reconstituirla. La familia reconstituida producirá hombres nuevamente. El clamor general es: ¡no tenemos hombres! Si no tenemos hombres, es porque no tenemos ya familias para producirlos. Y no tenemos familias por que la sociedad perdió de vista el fin de su propia existencia, que no consiste en ofrecer al individuo el mayor número posible de placeres, sino en proteger el florecimiento de las familias y ayudarlas a elevarse cada vez más alto.

La familia tenía dos sustentáculos: el hogar y el libro de la familia, llamado en Francia livre de raison. La transmisión del hogar y del patrimonio que le corresponde formaba, entre las generaciones sucesivas, el vínculo material que las unía entre sí. A ese primer vínculo se juntaban otros que eran la genealogía y las enseñanzas de los antepasados.

La relación de los bienes de la familia, de Antoine de Courtois, cuyo livre de raison fue publicado por Charles Ribbe, era precedido de estas líneas dirigidas a sus hijos: “Queridos hijos, podemos usufructuar de nuestros bienes, pero solamente debemos consumir sus frutos. Nuestros bienes están en nuestras manos a fin de que trabajemos infatigablemente para mejorarlos, y para que después los transmitamos a los que nos seguirán en el curso de la vida. Aquel que disipa su patrimonio comete un robo horrible, pues traiciona la confianza de sus padres y deshonra a sus hijos. Habría sido mejor, para él y para todo su linaje, que jamás hubiese nacido. Guardaos pues, de consumir los bienes de vuestros hijos y de cubrir vuestro nombre de oprobio”.

Estos pensamientos procedían naturalmente de lo que todos tenían en mente: que el hogar y el dominio patrimonial eran objeto de una especie de fideicomiso perpetuo, que no estaba permitido disminuir, y que todos debían esforzarse por aumentar.     



* Mons. Henri Delassus, O espírito de família no lar, na sociedade e no Estado, Editora Civilização, Oporto, 2000, pp. 98-101.



  




Artículos relacionados

El culto a los antepasados
La autoridad del padre
Los estados deben conservar el padrón familiar
La institución familiar en la Historia de la Civilización
La santidad de la madre
Tradiciones Familiares
Restauración de la familia




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Inscriba aquí a sus deudos para la Santa Misa del día 2 de noviembre



Peregrinando
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 215 / Noviembre de 2019

Conmemoración de los Fieles Difuntos(2 de Noviembre)
¡Por la misericordia de Dios, descansen en paz!

Vista de la entrada al Cementerio General de la Almudena en el Cusco (Foto: Fátima Flores Vivar)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

14 de noviembre

San Serapio, Mártir

+1240 África. Religioso de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de las Mercedes, que tenía en vista el rescate de los cautivos, fue el primero en derramar la sangre en tierra del Islam, clavado en una cruz.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....